Las víctimas son hombres menores de 30 años que vivían en sectores populares del Distrito Capital y Miranda. De acuerdo con cifras de Monitor de Víctimas, entre enero y febrero de este año, 56 personas murieron por el accionar de las FAES en estos estados.

Caracas. Calcinado y sin manos. Así encontraron a Roney Muñoz, de 27 años de edad, en el sector Paulo Sexto de Petare. Los familiares denuncian como responsables a las Fuerzas de Acciones Especiales (FAES), al Cuerpo de Investigaciones Penales, Científicas y Criminalísticas (Cicpc) y a la Policía Municipal de Sucre (PoliSucre). “Se lo llevaron y lo desaparecieron”, dijo Olga Díaz, tía del joven, quien era ingeniero civil.

Los familiares y vecinos contaron que Muñoz fue detenido por efectivos de distintos cuerpos policiales el lunes 18 de marzo en la noche, mientras caminaba hacia la casa de su ex pareja para llevarle comida a sus tres hijos en el barrio Bolívar de Petare, sector El Tanque. Desde esa fecha sus allegados no supieron nada de él. Las autoridades policiales a las que acudieron tampoco les daban respuestas. Fue el viernes 29 de marzo que finalmente identificaron el cadáver en la morgue de Bello Monte.

La autopsia reveló que la causa de muerte fue una fractura de cráneo. “Lo torturaron antes de quemarlo”, apuntó una prima. Muñoz vivía en Bogotá, Colombia, desde enero del año pasado. Regresó a Venezuela en diciembre, pero con intenciones de volver pronto al país vecino. Su vivienda en Caracas se ubicaba en el barrio 24 de Marzo de Petare, sector La Bombilla.

“En el barrio no todo el mundo es delincuente”, dice Olga Díaz. Además, explica que la presencia de las FAES en el barrio es frecuente. “Te matan, te roban. Los niños lloran cada vez que llegan”, agrega.

Lee también
Funcionario de la PNB está involucrado en homicidio del exgobernador de Cojedes

A Muñoz lo encontraron al lado de una quebrada. Los cuerpos de seguridad le informaron a los familiares que el joven estaba bajo unos cauchos y troncos de árboles. Sin embargo, se quejan por la falta de atención y trabajo por parte de los organismos correspondientes.

Nos ignoraron. Aquí todos son cómplices. Guardaron silencio por dos semanas. Ya basta de que maten a inocentes”, manifestó Díaz.

FAES también actúa entre apagones y oscuridad

En la madrugada del jueves 28 de marzo no había luz en San Agustín del Sur, en el sector El Manguito. A la 1:00 a.m. funcionarios del FAES aparecieron en esta zona, en la casa de los hermanos Hurtado –Luis Miguel, de 24 años y Luis Daniel , de 22 años–, contó el tío de los jóvenes, Wilfrido Noguera.

“Los agarraron y aparecieron muertos”, dijo Noguera. Al poco tiempo les informaron que los cuerpos habían sido trasladados al hospital Miguel Pérez Carreño, ubicado en La Yaguara. Luis Daniel, quien tenía tres hijos menores de edad, recibió un disparo en la cabeza. Su hermano Luis Miguel tenía un hijo y murió tras un impacto de bala en el pecho.

Al día siguiente de la muerte de los hermanos Hurtado, otro joven murió a manos de las FAES en Caracas. Se trata de Denny Fernández, de 26 años. Su pareja, Carmen Salcedo, cuenta que al menos 20 efectivos aparecieron en su casa en Nuevo Horizonte, Catia, la mañana del viernes 29 de marzo.

“Allanaron varias casas. Luego llegaron a la nuestra, interrogaron a Denny y se fueron. Pero a los minutos, volvieron, le quitaron a la bebé de sus brazos y se lo llevaron”, detalló.

Lee también
Detenida mujer que pagó 1500 dólares para que asesinaran a su esposo

Denny y Carmen tienen una niña de cuatro meses. La víctima era comerciante. Se dedicaba a la venta de dulces en la avenida Sucre de Catia.

“Fui a la sede de las FAES en Propatria y me dijeron que había muerto un hombre durante uno de sus operativos”, comentó Salcedo. Al recibir la información, se dirigió al Hospital de Los Magallanes de Catia. Su novio ya estaba muerto. “Una enfermera me dijo que lo dejaron desangrar. Él llego con signos vitales. Todavía movía los pies”, agregó. Denny recibió dos impactos de bala: uno en el estómago y otro en el pecho.

Cifras de Monitor de Víctimas indican que entre enero y febrero de este año, 56 personas murieron por el accionar de las FAES en Distrito Capital y Miranda. Por otro lado, Provea contabilizó 205 víctimas de este cuerpo de seguridad adscrito a la Policía Nacional Bolivariana (PNB). Con estos casos, Cronica.Uno suma un registro de 7 muertes por las FAES en los últimos 11 días del mes pasado, entre el 18 y 29 de marzo. Las otras 3 corresponden a la de un adolescente de 15 años y su padre que, según sus familiares, los propios efectivos los disfrazaron de policías, los trasladaron hasta un monte y los mataron.

Otro caso fue el de Duber Colmenares, un joven de 23 años, muerto el pasado 25 de marzo durante un “operativo” de las FAES. La denuncia la hizo su hermana, Luzber Colmenares. El hecho ocurrió en la avenida San Martín, en un hotel ubicado entre Garita y Pescador, en la parroquia San Juan.

“Llegaron hasta su habitación. Apuntaron a la esposa, quien tenía a la niña en brazos, y la obligaron a salir del cuarto. A los minutos, escuchó los disparos. Ellos siempre dicen que es enfrentamiento y todos sabemos que es mentira”, concluyó Colmenares.

Lee también
Caracas cumplió y el Olímpico se vistió de vinotinto

Participa en la conversación