Señalaron que las universidades como «órgano orientador», están obligadas a cumplir con un papel en defensa a los Derechos Humanos.

Caracas. Integrantes de la Federación de Asociación de Profesores Universitarios de Venezuela (Fapuv), académicos, especialistas y políticos que conforman el Frente por la Defensa de la Constitución y la Democracia, propuesto por la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) coincidieron en que hay que ampliar las fuerzas para la reunificación del país.

Ricardo Combellas, coordinador del Frente, explicó que más allá de una coalición de la sociedad civil y demás movimientos, los principales objetivos de esa organización son la concientización, la organización, la unión y, sobre todo, la reconciliación nacional.

Queremos reunirnos con diversos movimientos del chavismo para trabajar en una Venezuela justa y unificadora para todos los ciudadanos, subrayó.

Combellas mencionó que el Frente recoge los principios mencionados por la fiscal general, Luisa Ortega Díaz, que son: la supremacía constitucional, la progresividad de los Derechos Humanos y, por último, la democracia participativa y protagónica. Agregó que estos argumentos serán llevados a todas las regiones del país para informar a la población.

El abogado Américo Martín consideró que el proceso de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) es una nueva “trampa”, que se aprovecha de los registros sectoriales creados por el Consejo Nacional Electoral (CNE), para hacer unas elecciones a la medida, sin consulta a la población nacional. “Esta gente está armando sus registros sin consultarnos. Según la Constitución, tanto en la del 61, como la del 99, establecen al sufragio como un derecho y no una obligación”, detalló.

Martín explicó que ante la imposición de las elecciones y los registros, sin el consentimiento de los ciudadanos, el CNE incurrió en un “acto impugnable”, por cualquier elector que considere que fueron violados sus derechos.

Propuso activar el recurso de impugnaciones a través de cada ciudadano en una gran movilización contra el ente comicial. “Hay que impugnar, que se provoquen las impugnaciones masivamente y eso podría generar una respuesta de millones personas. Es una manera de participar sin riesgo ni violencia”, agregó.

Consideró que la dirigencia de la oposición debe plantease otras alternativas y estrategias ante las 74 muertes de jóvenes venezolanos. “¿Cómo vamos a enfrentar este proceso? ¿Vamos a continuar poniendo los pechos de los jóvenes estudiantes en las balas de los asesinos?”, criticó.

Benjamín Scharifker, rector de la Universidad Metropolitana (Uminet), precisó que el proceso de la Constituyente posee tres defectos de origen principales: 1) la convocatoria errada, 2) bases comiciales y 3) la no resolución a los problemas del país.

En el primer caso, la convocatoria es “errada” al tratarse de una iniciativa que no corresponde por la vía constitucional al presidente Nicolás Maduro, como se hizo, sino por el contrario, reside en los ciudadanos a través de un referendo previo.

Lee también
El TSJ revisará petición del chavismo para enjuiciar a la Fiscal General

Sobre las bases comiciales territoriales, Scharifker señaló que violan el principio constitucional de la igualdad del sufragio, al establecerse un constituyentista por cada municipio independientemente de la cantidad de su población. Entonces, valdría más el voto de una persona en un municipio de pocos habitantes al de otro más poblado. “Debe haber una proporcionalidad en el voto según una determinada población con el número de constituyentitas que deberían elegirse”, sostuvo.

También cuestionó que existe discriminación en las bases comiciales sectoriales, debido a que se plantearon distintas “áreas arbitrarias” que fueron asignadas según el registro del CNE y, a su vez, se encuentra una parte de la población que no está adjudicada a ningún sector.

William Anseume, presidente de la Asociación de profesores de la Universidad Simón Bolívar (Apus), manifestó que “el voto es un derecho” inculcado en la democracia y la universalidad pese a las constantes violaciones a los ciudadanos de elegir a través del sufragio.

Anseume recomendó que las universidades cumplan con la obligación moral, jurídica, política de ser ese órgano orientador de la sociedad  ante las circunstancias actuales en el país: “Estamos obligados a defender los derechos humanos de los ciudadanos”.

Víctor Márquez, presidente de Fapucv, planteó que una de las formas de frenar el “fraude” constituyente es la aplicación de un referendo popular organizado directamente en las comunidades. “Hay una cosa que nos está faltando y es la organización de la sociedad civil. Hay dos fechas claves que puedan usarse: tenemos el 5 y el 24 de Julio”, expresó.

Foto cortesía: APUCV-IPP


Participa en la conversación