Marco Ponce, director del Observatorio Venezolano de Conflictividad Social, considera que con los Clap se agudizarán los conflictos porque no todos los ciudadanos son favorecidos.

Caracas. Los reclamos por la falta de comida y los saqueos a locales y camiones crecen. Las distorsiones de la economía que se evidencian con una severa escasez y altos precios molestan a los ciudadanos, quienes protestas con más frecuencia.

El Observatorio Venezolano de Conflictividad Social (OVCS) en su informe reveló que en cinco meses hubo 680 protestas por la ausencia de productos en los anaqueles, y además se registraron 254 saqueos o intentos de saqueos a comercios y unidades de transporte, el doble de lo que ocurrió en el mismo período del pasado año.

En las zonas populares de la Región Capital fue donde se registraron más acciones violentas. Por ejemplo, a finales de mayo en Carapita la decisión de un consejo comunal de no validar una lista de una cola para la adquisición de comida e imponer una nueva molestó a las personas, que salieron a la calle y dos negocios fueron destrozados y otro saqueado.

El desespero se incrementa, porque las familias no consiguen productos. La industria de alimentos informó recientemente que la producción bajó 21 % en abril y esa caída se refleja en la ausencia de rubros esenciales en los supermercados y comercios. De hecho, Datanálisis calcula que el desabastecimiento de artículos regulados es 82,8 %.

Marco Ponce, director del OVCS, señaló que hay preocupación por los saqueos. “Esos actos tienen que ser rechazados. Hay que hacer exigencias de manera pacífica”. Y agregó que se han registrado casos en los cuales grupos organizados se mezclan con las personas en esos intentos de saqueos.

Lee también
Zulianos cazan animales silvestres para sobrevivir en medio de la pandemia

Añadió que con los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (Clap) se agudizará el conflicto, porque no todos son favorecidos. “Esas son decisiones que aumentan los problemas”.

El Gobierno ha decidido dar un mayor poder a los Clap, los cuales ahora tienen la capacidad de controlar la distribución de comida, de hecho son los encargados de despachar bolsas de alimentos, las cuales no están llegando con regularidad a las comunidades.

Por esa mayor intervención de los Clap en el reparto de productos básicos, la semana pasada se registraron protestas en zonas como Catia y la avenida Fuerzas Armadas.

Pero esos Comités, por el decreto de estado de excepción y emergencia económica, además tienen el poder de controlar el orden público.  Marco Ponce añadió que “los Clap y los colectivos intimidan y son una amenaza para la protesta pacífica”.

Este año también ha habido reclamos por servicios. El OVCS reveló que en  mayo se documentaron 144 protestas para exigir al derecho a la vivienda digna, principalmente agua potable y electricidad. Esta cifra representa un incremento de 17 % en comparación con mayo de 2015.

Foto referencial


Participa en la conversación