En 2018 la banca intermedió créditos alrededor de 48 %, es decir por cada 100 bolívares captados 48 eran puestos en crédito, el resto en inversiones de valores, entre otras. Mientras que al cierre de mayo de 2019 la intermediación financiera cayó 17 %, es decir que por cada 100 bolívares recibidos la banca apenas colocó 17 en crédito, según cifras de Sudeban.

Caracas. El aumento del encaje legal que impuso el Banco Central de Venezuela (BCV) a principio de año, en que el ordinario quedó fijado en 57 % y el marginal en 100 %, mantiene al sector en una puja diaria para conseguir liberarlo, debido al impacto negativo que muestran los indicadores. Al cierre de mayo el crédito alcanzó el nivel más bajo de los últimos 30 años. El economista y analista de riesgo financiero Leonardo Buniak explica que no existe precedente alguno.

“El proceso de intermediación financiera en crédito alcanzó el nivel más bajo en los últimos 30 años, ni siquiera cuando el paro petrolero había caído tanto. En 2018 la banca intermedió créditos alrededor de 48 %, es decir por cada 100 bolívares captados 48 eran puestos en crédito, el resto en inversiones de valores, entre otras. Al cierre de mayo de este año la intermediación financiera cayó 17 %, es decir que por cada 100 bolívares recibidos la banca apenas colocó 17 en crédito”, refiere Buniak en entrevista a Crónica.Uno, apoyado en las cifras divulgadas por la Superintendencia de las Instituciones del Sector Bancario (Sudeban).

En un año la cartera de crédito total tuvo una caída de 64,58 %. En 2018 la banca prestaba 48 bolívares por cada Bs. 100 que entraban, mientras que en 2019 apenas otorga Bs. 17 por cada Bs. 100 que recibe.

El panorama en la banca pública es todavía más desalentador, motivado a que apenas otorgaron un 9 % de créditos, es decir que por cada 100 bolívares que recibieron solo 9 fueron prestados.

Entre mayo de 2018 y mayo de 2019 la cartera de crédito del sector aumentó 31.634 %. Los créditos vencidos por litigios fueron los que más subieron al ubicarse en 392.547 %, mientras que los créditos vigentes se incrementaron 30.827 %. Los indicadores se distorsionan por la hiperinflación que mantiene Venezuela desde finales de 2017, lo que abulta las cifras reveladas por Sudeban, en ese sentido, el experto aclara que “la variación porcentual es engañosa”.

La razón por la que no se está intermediando y el crédito está restringido es la política del aumento del encaje legal. Hoy cada bolívar que capta la banca debe ser encajado en un 100 % en el BCV y eso hace literalmente que el crédito esté totalmente extinguido. No hay nuevos créditos lo que se hace son algunas renovaciones, pero no hay aumento en las carteras de crédito, sostiene.

Foto: Miguel González/Crónica.Uno

El BCV exponía en enero que la medida de elevar el encaje era para “lograr la estabilidad en materia cambiaria, monetaria y detener la hiperinflación”, algo que logró parcialmente al costo de mayor contracción en la economía, según coinciden varios expertos. En los últimos cinco meses el índice de precios al consumidor que elabora la Comisión de Finanzas de la Asamblea Nacional registra una desaceleración en la inflación que se ubica por debajo de 50 %, a diferencia de 2018 cuando se mantenía entre 80 % y 100 %. Asimismo, el tipo de cambio se ha mantenido al alza, pero a un ritmo lento.

La política que lleva a cabo el Banco Central junto con el Poder Ejecutivo promete “recuperación económica, crecimiento y prosperidad”, sin embargo, para el gremio la medida los tiene en jaque desde el 29 de enero cuando entró en vigencia, lo que los ha llevado a tomar acciones que les garanticen algo de estabilidad a mediano plazo.

“El gobierno ha intentado frenar la presión en el mercado cambiario, ha intentado desacelerar la hiperinflación a expensas de una brutal caída del consumo privado y una contracción económica, todo esto a través de la extinción del crédito bancario, que es lo que genera crecimiento y desarrollo económico”, afirma Buniak.

De acuerdo con Sudeban al cierre de mayo de 2019 la banca privada contaba con 23 instituciones, mientras que la pública con 6. En total 31 empresas conforman el ramo.

Qué hace la banca para superar la restricción

¿Con estos resultados cómo se sostiene el gremio? “La banca venezolana hoy se encuentra adecuadamente capitalizada, con suficiencia patrimonial, además posee provisiones, cuenta con una cobertura de provisiones superior al 100 %. Sin embargo, está experimentando una vertiginosa caída en margen financiero, que es la principal fuente de ingreso de un banco. Podemos concluir que hoy comienza a reportar una tendencia de caída reiterada en la rentabilidad, señales de problemas de viabilidad económica financiera. No habrá una crisis financiera en corto plazo porque patrimonialmente está fortalecida, pero presenta problemas de viabilidad económica financiera”, advierte.

Ante la situación Buniak explica que la banca actúa sobre el gasto y el ingreso. En relación con el gasto dice que han optado por cerrar agencias y cajeros. Entre noviembre de 2017 y noviembre de 2018 cerca de 3170 cajeros automáticos de toda Venezuela fueron declarados obsoletos. Otra medida es incentivar los canales de pago electrónico para ahorrar dinero, despido de personal o los que renuncian no son reemplazados. “Han tomado acciones para reducir gastos operativos y administrativos, a través de políticas orientadas a evaluar la rentabilidad de red de sucursales de agencias, hay un cierre masivo de agencias bancarias. Además se está buscando a través de la tecnología una economía de ahorro”, agrega.

Por concepto de ingresos el gremio ha reforzado la recaudación por vía de comisiones bancarias, el cobro por asesorías, aumento en las comisiones por usos de cajeros de retiros de efectivo o en las comisiones por servicios electrónicos como las transferencias bancarias. A juicio del especialista estas políticas compensan la caída vertiginosa, pero no son sostenibles.

En abril la Asociación Bancaria de Venezuela (ABV) exhortó al BCV a cesar  por completo “las extremas exigencias de encaje”, pero en lo inmediato apelaban a una flexibilización del esquema vigente. La demanda del gremio no cesa, según el analista de riesgo bancario cada día el sector exige que se revise la medida y se libere el encaje, motivado a que es uno de los músculos que genera empleo y crecimiento económico a la nación; no obstante, desde el gobierno se responde que la prioridad es detener la inflación.


Participa en la conversación