Dos de ellos fueron presentados ante los tribunales el lunes 2 de diciembre y se les dictó privativa de libertad por los delitos de homicidio, robo de vehículo y agavillamiento.

Bolívar. El gobernador del estado Bolívar, Justo Noguera Pietri, informó sobre la detención de ocho presuntos responsables de la masacre en Ikabarú. Sin embargo, residentes de la zona afirman que los aprehendidos no son realmente los responsables de la matanza de ocho personas en la mina de La Caraota.

Este miércoles 4 de diciembre trasladaron hasta la Base Aérea de Puerto Ordaz a cuatro de ellos. De acuerdo con un parte de la Guardia Nacional, fueron identificados como: Derwis Vicente Casanova Primera, José Ángel Morales Orosco, David Alexander Medina Moreno y Juan Carlos Valdemar Fernández.

Todos están en buenas condiciones, no hubo fallecidos en ninguna operación, fueron sometidos con estrategias no letales”, hizo hincapié Noguera Pietri.

Los detenidos quedaron a la orden del Ministerio Público. La semana pasada trasladaron a dos de los aprehendidos que fueron presentados el lunes en los tribunales de Puerto Ordaz. Se les dictó medida privativa de libertad y fueron imputados por los delitos de homicidio en grado de autor y coautor, respectivamente, robo de vehículo y agavillamiento. Las identidades de los imputados no fueron reveladas. Extraoficialmente se supo que uno de ellos sería Jhonny López.

Sin embargo, hay denuncias en Ikabarú sobre estas detenciones. Aseguran que estos no son responsables de la matanza de ocho personas el pasado 23 de noviembre.

“Extrañamente, a Johny López, el único herido sobreviviente, lo trasladaron engañado desde el hospital general de Boa Vista ofreciéndole atención médica. Al llegar a la frontera, lo incriminaron. El lunes lo presentaron ante el tribunal y le imputaron como autor de la masacre”, denunció en su cuenta en Twitter @Thinkarawak, el dirigente pemón y exalcalde de Gran Sabana Ricardo Delgado.

En sus denuncias agregó que a uno de los incriminados, José Ángel Morales, lo aprehendieron cuando se dirigía en su motocicleta a la zona de Playa Blanca, en la parroquia Ikabarú. Supuestamente confesó que era a quien apodan el Gato.

La voz no corresponde a José Ángel. Es un agente malandro de la Dgcim que montó ese teatro para convencer a los presentes de que habían agarrado al Gato”, aseguró Delgado.

El dirigente pemón añadió: “En el día de hoy, siguiendo el mismo libreto cubano, detuvieron a Franklin Fernández y Leandro Girón. A Franklin le rompieron un diente”.

Sin embargo, el gobernador no ofreció más detalles. Dijo que será el Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas el que posteriormente ofrecerá rueda de prensa sobre el caso.

El 23 de noviembre se conoció de la matanza de ocho personas en la mina La Caraota, en el sector N° 7 de Ikabarú, municipio Gran Sabana. Testigos revelaron que sujetos armados llegaron disparando y gritando: “¡Llegó la gente del Ciego!”, como conocen a un líder de un grupo minero. Buscaban a Cristóbal Ruiz Barrios, quien tendría el control del sector. Fue una de las ocho víctimas.

El gobernador insistió en que se trató de un enfrentamiento entre grupos “para apropiarse del territorio para el tráfico de oro o de droga. Es lo que se está investigando”.

Pese a la versión del enfrentamiento entre grupos armados, en Ikabarú sostienen lo contrario y afirman que los autores de la masacre de Ikabarú tienen vínculos con cuerpos de seguridad del Estado y que simularon un enfrentamiento para poder tomar control de la zona. Desde ese día, Ikabarú se mantiene militarizado.


Participa en la conversación