Día Mundial de la Alimentación: Venezolanos pasan un día o más sin comer

Día Mundial de la Alimentación: Venezolanos pasan un día o más sin comer

Los testimonios sobre la dieta diaria de un trabajador de una empresa básica, una docente, una enfermera y un jubilado reflejan el distanciamiento de Venezuela con el objetivo de conmemorar el Día Mundial de la Alimentación.

Puerto Ordaz. Desde 1981 se considera el 16 de octubre como el Día Mundial de la Alimentación. Fue en esa fecha, pero de 1945, cuando se estableció la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación.

En Venezuela resulta paradójico conmemorar el Día Mundial de la Alimentación en plena crisis alimentaria. Niños, jóvenes y adultos sufren de desnutrición por los precarios ingresos que las familias reciben de sus salarios.

Un paquete de harina de maíz es prácticamente el alimento base en la dieta de miles de guayaneses, que no pueden comprar ni la mitad de los artículos de la canasta alimentaria.

Nisbel Bolívar tiene 51 años de edad. Es trabajador de Sidor, una de las tantas empresas tuteladas por la Corporación Venezolana de Guayana (CVG). Es padre de cuatro hijos, en edades de 7, 8, 15 y 21 años. El pasado 12 de octubre hizo una huelga de hambre en el portón I de la estatal, por la suspensión del pago de su salario.

Aunque no dejamos de darle gracias a Dios por lo que llega a la mesa, da tristeza y dolor. Tenemos a la niña desnutrida», lamentó Bolívar.

La empresa se comprometió a saldar la deuda, pero apenas recibió el 14 de octubre un depósito de 900.000 bolívares, más 720.000 bolívares de cesta ticket y otros 700.000 de caja de ahorro.

Con esos 2,3 millones de bolívares solo pudo comprar dos harinas PAN, dos paquetes de arroz, una margarina pequeña, un cuarto de litro de aceite y 300 gramos de azúcar.

Lee también
Banco Central registró inflación en septiembre de 28%

La alimentación para él, su esposa y sus hijos no se diferencian, salvo por los días en que lo poco que tienen lo dejan solo para los menores.

Día Mundial de la Alimentación: Venezolanos pasan un día o más sin comer
Con Bs. 2.300.000 Bolívar logró comprar solo tres artículos de la canasta alimentaria. Foto Cortesía
Hasta dos días sin comer

La dieta diaria de Nisbel se basa en desayunar una arepa sin relleno y café, si hay. De almuerzo, arroz con lentejas o frijol chino, pero hay días en que le toca comer solo arroz. «En la noche, se come otra vez una arepa sin nada, si queda harina».

La mayoría de los trabajadores de las empresas básicas pasan una precaria situación de hambre.

Nunca pensé que trabajando en Sidor iba a comer arroz solo, pero pasé dos días sin comer nada», aseguró.

Fue el 5 y 6 de octubre de este año cuando ya no quedó comida en su casa. Solo bebió agua, mientras su esposa y sus hijos estaban en casa de la abuela, para ayudarse con la alimentación.

«Recuerdo que como a las 6:00 p. m. tomé un vaso de agua, de repente vi todo negro y caí desmayado en un colchón que había puesto en la sala. Me desperté a las 11:00 p. m. Mi temor es no tener que darle nada de comer a mis hijos, como ya me ha pasado y hemos pedido ayuda a amigos», relató.

Sidor, por su parte, sigue sin saldar la deuda salarial. Bolívar amenaza con retomar la huelga de hambre como medida de presión. Sostiene que prefiere morir luchando que quedarse en su casa de brazos cruzados.

Docentes en desnutrición

Entre 800.000 y 1,7 millones de bolívares es el sueldo mensual de un docente. Aunque la mayoría se dedica a oficios extras, los ingresos siguen siendo insuficientes para tener una alimentación balanceada.

Lee también
#EnClaves La crisis de la COVID-19 se reflejó en la desnutrición infantil del país

Carmen (nombre que se utilizará para preservar su identidad) es docente de una escuela pública en Puerto Ordaz. Aseguró que entre el personal hay una maestra en condición crítica de desnutrición.

Ha bajado mucho de peso. Ahora parece que tiene problemas intestinales. Consiguieron para hacerle un eco estomacal, pero necesita otro examen y no tiene los recursos. A veces es difícil ayudarnos entre sí, porque ninguno tenemos», señaló.

Carmen gana solo 1,6 millones de bolívares mensuales, con pagos los 10 y 25 de cada mes.

«A veces compro que si un cuartico de queso y un paquete de harina. Gracias a Dios cuento con mi esposo, que trabaja en una empresa básica, e igual no se cubren todas las necesidades. A veces nos ha tocado dejar de comer, o comernos solo una arepa. Dejamos de desayunar para dejarles la comida a los niños», afirma.

Los alimentos que más compra esta docente son harina de maíz precocida, un poco de queso, en ocasiones medio cartón de huevo. «Compro una pechuga de pollo y le echo bastante vegetales para que pueda rendir».

Día Mundial de la Alimentación: Venezolanos pasan un día o más sin comer
Docentes en Ciudad Guayana padecen de desnutrición. Foto Jhoalys Siverio/Archivo
«Pensé que moriría»

Silvia García recibe la pensión de sobreviviente de su esposo jubilado de una empresa básica. Sus hijos están fuera del país, y solo cuando logran enviarle algo de dinero es que puede comprar sus medicinas y unos pocos alimentos.

A veces he pasado todo un día sin probar bocado, solo bebiendo agua. La última vez pensé que moriría porque me descompensé».

Entre la pensión del Seguro Social y la de jubilados y sobrevivientes que otorga la CVG, compra principalmente granos y harina, para medio alimentarse.

Lee también
#EnClaves La crisis de la COVID-19 se reflejó en la desnutrición infantil del país

En eso se basa también la dieta de una enfermera del hospital Uyapar, en Puerto Ordaz.

«Compro una harina PAN, un arroz y unas lentejas o unas caraotas. Si alcanza se compra una mantequilla y que si vegetales. Cuando compro un poquito más es porque hago algo extra. También soy costurera y repostera, y así sobrevivo», manifestó.

Informe de Nutrición Mundial

De acuerdo con el Informe de Nutrición Mundial de 2020, Venezuela experimenta una carga de desnutrición entre su población menor de cinco años.

El perfil de desnutrición infantil de Venezuela no se pudo completar en dicho informe, debido a que las instituciones encargadas no suministran información desde 2009.

«Venezuela está fuera de curso para cumplir con los objetivos mundiales para la anemia en mujeres en edad reproductiva, bajo peso al nacer, diabetes masculina, diabetes femenina, obesidad masculina y obesidad femenina. No hay suficientes datos objetivo para evaluar el progreso de Venezuela para el sobrepeso menor de cinco años, el retraso en el crecimiento menor de cinco años, el desgaste de menores de cinco años y la lactancia materna exclusiva para bebés, señala el informe.

Asimismo, advierte que la malnutrición afecta el sistema inmunológico, lo que hace al ser humano más susceptible a infecciones. Esta es la causa principal de mala salud y muerte. «Las conclusiones del Informe de Nutrición Mundial de 2020 aclaran que la lucha contra la malnutrición debería ser el centro de nuestra respuesta sanitaria mundial”.


Participa en la conversación