En Caracas las estaciones dieron distintas señas para cobrar gasolina en dólares y biopago

Este lunes algunas bombas no contaban con internet y por esa razón no les funcionaba el sistema biométrico. Las Mercedes una de las estaciones identificadas como privada empezó a trabajar a las 9:30 a. m., pese a que el Ministerio de Petróleo informó que el horario sería de 6:00 a. m. a 12:00 a. m. En otras los trabajadores no estaban familiarizados con el proceso de pago.

Caracas. Dos años pasaron desde aquel anuncio de Nicolás Maduro en agosto de 2018, en el que dijo que la gasolina se pagaría a «precios internacionales». Este 1° de junio las bombas abrieron desde la mañana con un nuevo esquema de pago, que aún no está claro entre los mismos trabajadores. La sed por combustible, luego de tres meses de una profunda escasez, llevó a la gente a acercarse a las estaciones; la mayoría iba a poner gasolina. Otros querían saber cómo era el proceso.

Foto: Tairy Gamboa
Bombas que vendían gasolina dolarizada y subsidiada

En la estación de servicio de Parque Cristal y Las Mercedes los funcionarios que custodiaban las instalaciones le indicaban a la gente que allí operaban con las dos modalidades: venta subsidiada y venta dolarizada. Algunas reglas variaban en ambos sitios. Por ejemplo, en la de Parque Cristal informaban que si la gente no estaba registrada en el Sistema Patria, igual podía adquirir el litro subsidiado a Bs. 5000, la única condición era el terminal por número de placa: 1 y 2.

Las Mercedes abrió a las 9:30 a. m. y se dividió de dos maneras: quienes entraban por el lado izquierdo pagaban con dólares y por el derecho cancelaban a precio subsidiado. Este lunes esa estación tenía restricciones para la venta de combustible subsidiado, solo expenderían 30 litros por persona, según informó un guardia nacional a cargo del lugar. Además, para gozar del subsidio las personas debían estar registradas en el Sistema Patria.

Foto: Tairy Gamboa

Para pagar por el sistema biométrico solo requerían la huella de la persona, no pedían cédula ni carnet de la Patria en esa estación de servicio de Las Mercedes. Los trabajadores expresaban que aún no entendían del todo el proceso y que esperarían para adaptarse en los próximos días. Un hombre identificado con una camisa de Pdvsa indicó que inicialmente el sistema biométrico, para la venta subsidiada, trabajará con la banca pública y tarjetas de crédito del Banco del Tesoro.

En algunas bombas la gente llegó arrastrando sus vehículos. El tanque estaba en cero. Un hombre que empujaba su moto fue uno de los primeros en poner gasolina subsidiada. Tuvo que pasar la tarjeta unas tres veces hasta que la operación salió exitosa. Expresó que no surtía su moto desde el 20 de marzo. El carro que tenía en casa agotó el combustible a mediados de abril, así que él empezó a movilizarse en transporte público desde mayo.

Estación sin sistema biométrico

La bomba de Ciudad Universitaria «es subsidiada» dijo un guardia que se encontraba en la entrada. Allí este lunes no contaban con sistema de biopago debido a que la estación no tiene internet desde hace un año. Por esa razón la gente debía pagar únicamente en efectivo y establecieron un límite de 100 vehículos. Los usuarios eran organizados por el terminal de número de placa, algo que adoptarán por 30 días. Quien no estuviera registrado en el Sistema Patria igual podía echar gasolina, aseguró el funcionario.

El 30 de mayo Nicolás Maduro llevó la gasolina subsidiada de 0,00001 a 5000 bolívares, un aumento de miles de millones en porcentaje. El litro de venta libre quedó fijado en $0,50, así como está autorizado el pago en distintas monedas extranjeras para ese servicio. Las autoridades informaron que 200 estaciones venderán gasolina «premium» a tarifa internacional y que estas bombas estarán en manos de privados.

«Estas estaciones funcionarán desde las 6:00 de la mañana hasta las 12:00 de la noche. No están sujetas a ningún tipo de control de abastecimiento. Allí se podrá pagar con petros, a través de mecanismos electrónicos, o con cualquier divisa convertible», asegura un comunicado del Ministerio de Petróleo sobre las 200 estaciones privadas. Bombas como las de Maripérez y Las Mercedes, identificadas como privadas, este lunes eran custodiadas por militares.

Estaciones que a las 10:00 a. m. no arrancaban
Pasadas las 10 de la mañana la estación de servicio de La Floresta no había comenzado a operar. «Está surtida, pero esperamos que Pdvsa haga acto de presencia para empezar», explicó un guardia nacional. La cola de autos se perdía de vista al final de la autopista y el Distribuidor Altamira.

Estaciones sin servicio de punto de venta

La bomba de Maripérez es una de las 200 identificadas como privada que ofrece servicio premium. De acuerdo con uno de los funcionarios que custodiaba el lugar este lunes, allí no se podía pagar con tarjeta de débito, solo divisas en efectivo o biopago. A las ocho de la mañana la cola corría rápido y la mayoría pagaba con dólares o bolívares en efectivo.

Foto: Tairy Gamboa

«La gasolina hay que cobrarla, es verdad, pero no regalársela a Cuba, a nadie», decía un mototaxista, quien solo iba a echar seis litros, equivalente a tres dólares. «Con eso trabajo hoy, hago carreras cortas cubriendo Caracas», explicó. Desde marzo quienes trabajan con sus vehículos se vieron en la obligación de comprar gasolina en el mercado negro con precios que iban entre los $2 y $3 por litro.

En la cola otros decían «se paga, pero no debería ser porque este es un país petrolero».

Otro hombre, quien trabaja como mototaxista, expresó que si sacaba la cuenta de lo que gastó en gasolina desde marzo para acá seguro le alcanzaba para comprarse una moto nueva. «Estábamos pasando trabajo, pagando el litro a dos dólares y la guardia a veces nos sacaba como a un perro. Uno trabaja con su vehículo, entonces se preocupa porque vives del día a día». Cuenta que gastaba hasta $20 o $30 semanal y algunas veces le pedía a los clientes que ellos pagaran el combustible para hacerles los traslados.

Desde la llegada al poder de Hugo Chávez en el 98, quien estatizó Pdvsa y juró que esta no volvería a ser una empresa privada, la línea se había sostenido hasta el primer mandato de Nicolás Maduro. Sin embargo, el mandatario dio un giro radical en sus políticas socialistas y no solo dolarizó la gasolina, sino que entró en este nuevo esquema cediendo 200 estaciones a empresarios privados. Hasta ahora se desconoce de qué manera se dieron las adjudicaciones y en manos de quiénes están estas bombas que ofrecerán servicio de primera, según las autoridades.

El Aissami: “No se puede limitar el despacho de combustible”
En la mayoría de las estaciones de servicio la venta de gasolina se limitó a 30 litros, en este sentido, el vicepresidente para el Área Económica, Tareck El Aissami, en balance de la jornada a las 6:00 de la tarde señaló que “ninguna autoridad civil o militar puede limitar el despacho de combustible más allá del cupo por mes. No puede haber condicionamiento alguno para despachar la cantidad de litros que solicite el usuario. Si usted pide 40, 60, 80 litros se lo tienen que despachar, hasta 120 litros está protegido. Nadie puede condicionarle y decirle que son 20 litros o 30. El límite lo pone la persona”, aseguró.

El Aissami calificó como “extraordinaria” esta primera jornada de venta de combustible subsidiado y a precio internacional. Señaló que corrigen “situaciones puntuales”, entre las que mencionó los medios de pago. Anunció que este martes el abastecimiento de gasolina se iniciará a las 5:00 a. m. y se extenderá hasta las 5:00 p. m. Este horario también se aplicará en las 200 estaciones de servicios premium.

De acuerdo con las declaraciones del funcionario esto permitirá que si una estación se queda sin gasolina, pueda ser abastecida nuevamente durante el día.

Foto: Tairy Gamboa

Participa en la conversación