Despidos injustificados, insalubridad y falta de insumos médicos denuncian trabajadores del hospital de El Furrial, en el estado Monagas. Aseguran que el servicio de Rayos X ha quedado sin empleados, pues prescindieron de sus servicios sin justificación alguna. En Lara, médicos se declararon en asamblea permanente debido a la crisis que los afecta.

Regiones. Distantes entre sí pero con problemas similares, trabajadores del hospital de El Furrial, en Monagas, y del hospital central Antonio María Pineda, de Barquisimeto, denunciaron fallas estructurales en ambos recintos, además de condiciones de trabajo infrahumanas.

Trabajadores del Hospital tipo I Doña Felicia Rondón de Cabello, en la población de El Furrial, denunciaron la ausencia de tipo de protocolo de higiene para la recolección de desechos generados en el lugar. Aseguran que en la parte trasera del recinto se acumula agua con restos de sangre proveniente de los diferentes servicios del Hospital como quirófanos y sala de traumashock.

El personal, que prefirió resguardar su nombre por temor a represalias y apeló al artículo 18 del Código de Ética del Periodista, destacó que en ese espacio se lanzan materiales quirúrgicos como guantes y tapabocas que no son recogidos posteriormente.

El agua se empoza cerca del pozo perforado del hospital, es decir, esa agua con sangre está muy cerca del agua que se usa hasta para consumir. Eso cae en el pozo y es una situación bastante grave. Nosotros hemos hecho la denuncia pero no nos hacen caso″, denunció la fuente.

Otro de los servicios afectados ha sido el de Rayos X, del cual fueron despedidos todos los radiólogos y asistentes sin justificación alguna. Ahora esta área está a cargo de personas que presuntamente no tienen conocimiento sobre el manejo correcto de las máquinas.

En la sala de Rayos X no hay nadie. Ahorita ahí están unas personas que no saben manejar los equipos y las placas salen malas. A todos los despidieron sin darles motivos ni justificación del despido. Todos los días se hacen largas colas en ese servicio porque las personas que ahora están ahí no saben cómo tomar las placas″, indicaron.

De acuerdo con lo detallado por los trabajadores, al menos 20 empleados han sido despedidos del centro de salud. Los servicios afectados han sido Enfermería, Rayos X y Laboratorio.

En la denuncia expuesta por quienes se comunicaron con el equipo de Crónica.Uno destaca la falta de dotación de material médico quirúrgico, insumos y material de bioseguridad como mascarillas y guantes para el personal que labora en el centro asistencial. También denunciaron que no cuentan con servicios de transporte.

″La mayoría de los que trabajan en el hospital residen en Maturín y venir todos los días para acá pagando pasaje es un tremendo gasto porque cobramos sueldo mínimo. Hay quienes vienen en cola, pero casi todos pagamos pasaje diariamente y son 3 bolívares ida y vuelta″, detallaron.

El personal de este centro de salud pide atención y supervisión a las autoridades sanitarias, pues comentan que los despidos injustificados son frecuentes. El Furrial es una población distante de Maturín, ubicada a unos 25 minutos de la capital monaguense.

Hospital inaugurado hace 4 años

El Hospital tipo I Doña Felicia Rondón de Cabello se inaugura el 4 de marzo de 2017. Lleva este nombre por la madre del líder chavista Diosdado Cabello. La inversión supera los dos mil millones de bolívares y para el momento de su entrada en servicio, se presentó como un centro que garantizaría la salud de los furrialeños y habitantes de zonas aledañas.

″Solo en revolución se puede garantizar un servicio de salud y calidad humanizada″, declaró Nicolás Maduro al momento de la inauguración.

El hospital fue dotado con equipos de alta tecnología, 39 camas disponibles y cinco máquinas de hemodiálisis. Hoy la atención contrasta con aquellas promesas.

Fallas y protestas en Lara

Un estruendo sorprendió a quienes se encontraban la noche del 3 de noviembre en el Servicio de Adultos del Hospital Central Antonio María Pineda, de Barquisimeto, estado Lara. Era el colapso del techo de la unidad. 

La ausencia del servicio de agua en el principal centro de salud larense se convirtió en algo tan habitual, que uno de los grifos del baño del área de Neonatología fue dejado abierto, el agua regresó, los trabajadores no se percataron y el agua se filtró al techo del área inferior, lo que produjo la inundación del servicio de Adultos y el posterior desalojo temporal de los pacientes.

El coordinador de medicina interna del Hospital Central Antonio María Pineda, Ruy Medina, indicó en julio de este año al equipo de Crónica.Uno que en 2019 visitó las áreas del 5to piso por dónde se filtraba el agua con el entonces jefe del departamento de Neonatología y un adjunto de Medicina, pues el techo de la unidad de Medicina de Mujeres se estaba filtrando.

El 21 de julio Medina aseguró haber demostrado al jefe de Neonatología y al adjunto de medicina: «que los servicios de Otorrinolaringología y Oftalmología tenían en ese momento, siete botes de agua en lavamanos y pocetas; los demás servicios tenían otros botes de agua que, por supuesto, al no haber granito, el agua se filtra a través del granzón y se cuela en el piso, haciendo unos huecos en el techo raso».

Frente a la situación, residentes de los Hospitales Antonio María Pineda y Agustín Zubillaga de Barquisimeto se concentraron este viernes en el Colegio de Médicos de Lara para exigir justicia y soluciones a la crisis de salud que los afecta, por lo cual se declararon en asamblea permanente.

El sistema salud pública en Venezuela sigue siendo la principal servicio al que acuden los venezolanos ante alguna consulta o enfermedad. Así lo demuestra la Encuesta Nacional sobre Condiciones de Vida (Encovi) 2021, que precisa que el 47 % de los venezolanos acudió a un ambulatorio o clínica popular para atender su último problema de salud, seguido de un 27 %, que lo hizo en algún hospital público. Juntos suman un 74 % de venezolanos que depende de un sistema de salud pública precario en medio de una emergencia humanitaria compleja.


Participa en la conversación