En la Cota 905 la violencia es un vecino más

Lo habitantes del barrio se acostumbraron a escuchar balaceras. Recientemente el cadáver de un chamo tendido en la calle los acompañó por más de un día Yohana Marra/yohanamarra Caracas. Más de 24 horas pasó el cadáver de un muchacho tapado con una sábana, en el sector El Naranjal de la Cota 905. Lo mataron a …   leer mas

3075
3075
menores

Lo habitantes del barrio se acostumbraron a escuchar balaceras. Recientemente el cadáver de un chamo tendido en la calle los acompañó por más de un día

Yohana Marra/yohanamarra

Caracas. Más de 24 horas pasó el cadáver de un muchacho tapado con una sábana, en el sector El Naranjal de la Cota 905. Lo mataron a plena luz del día y en frente de varios muchachos que jugaban en una cancha, quienes después preguntaron a sus padres asombrados por lo sucedido. Nadie lo conocía porque no era del barrio, pero fue normal verlo tendido en el suelo por tanto tiempo.

Esa tarde Betty Pérez, a quien se le colocó un nombre ficticio por seguridad, iba subiendo por la rampa del barrio cuando oyó los tiros. Asustada se metió en casa de una señora y se quedó ahí por una hora, hasta que vio a su papá pasar corriendo bastante asustado, ya que había oído que uno de sus hijos y uno de sus nietos estaban allá al momento del homicidio.

“Mi sobrino de nueve años repetía y repetía cómo era el arma del tipo que mató al mototaxista. Eso se lo decía a mi hija, de la misma edad, y ella me estuvo cayendo a preguntas por un rato. Tuve que evadir cada una, ¿cómo le explico a mi hija por qué mataron a alguien en el barrio?”, dijo.

Al muchacho lo recogieron un día después porque los funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) alegaron que debía estar presente un familiar de la víctima. Aunque para los vecinos el motivo era porque le tenían miedo a los delincuentes.

“Eso no es primera vez. PTJ (ahora Cicpc) siempre se tarda en subir a recoger a alguien. Recuerdo que hace dos años mataron a un chamo cerca de mi casa y no lo querían ir a buscar. Los vecinos llamaban y amenazaban a los funcionarios con bajar el cadáver hasta la vía principal o incluso quemarlo, si no iban a buscarlo”.

Pero aunque estas situaciones pongan la piel de gallina a los habitantes, y eviten salir de sus casas por unas horas, ya se acostumbraron a las balaceras o a los cadáveres a cualquier hora del día, pues siguen su vida como si nada pasara.

“Ya uno se adapta a este ambiente, al clima de violencia, lo que me preocupan son mis hijas, que estén jugando o haciendo algo y se forme un tiroteo. Uno nunca sabe qué se encuentre subiendo al barrio desde la parada”.

El viernes 5 de junio también fue otra muestra de la costumbre de los vecinos de los sectores de la Cota 905, pues luego del enfrentamiento entre malandros y antisociales -con granadas y demás- la gente estaba escuchando música, así como hablando en la calle con normalidad.

Betty añadió que cuando los efectivos visitan el barrio sin ser llamados es porque van a meterse en la vivienda de algún antisocial. Detalló que rompen puertas y entran a casas sin autorización.

Añadió que espera que los cuerpos de seguridad los visiten más seguido, pero es para brindarles la seguridad que necesitan.

Lea también: Bandas de la Cota 905 se unen para evitar muertos del barrio

“Después del tiroteo en la Cota 905 ya la gente estaba oyendo música”

“Desde La Planta no habíamos vivido algo así”

In this article

Participa en la conversación