La película es protagonizada por Millie Bobby Brown, quien interpreta a la hermana menor del famoso detective Sherlock Holmes.

Caracas. Sherlock Holmes es un personaje literario cautivante. Han pasado más de 100 años y sus aventuras siguen siendo atractivas, estimulantes y contagiosas.

El cine y la televisión se han aprovechado de su aura para adaptar las andanzas de la creación del escritor Arthur Conan Doyle en la resolución de misterios. 

Pero esta vez es puesto a un lado para develar en el cine a Enola Holmes, la hermana pequeña del investigador británico que surgió en los libros de The Enola Holmes Mysteries, publicados por primera vez en 2006 por la autora estadounidense Nancy Springer.

En el largometraje, Enola Holmes (Millie Bobby Brown) es una adolescente que vive con su madre, Eudoria Holmes (Helena Bonham Carter), en una casa grande en la Inglaterra victoriana. El padre murió cuando ella era pequeña y los dos hermanos mayores, Mycroft Holmes (Sam Claflin) y Sherlock Holmes (Henry Cavill), partieron hace años.

La madre educa a su hija de una forma poco convencional, incluso para la época actual. No solo es reacia a todo sistema formal. Más allá de los clásicos literarios, lógica y matemáticas, Eudoria Holmes lleva de la mano a su hija al mundo de los químicos, explosivos y artes marciales. Es común que en el campo ambas peleen sin contemplación. 

Desde los primeros minutos hay una empatía entre ambas, compenetración bien llevada en un mundo que parece ajeno a la convulsa Londres, de la que no hay ni rastros en el primer acto. 

Dirigida por Harry Bradbeer, Enola Holmes engancha desde sus primeros minutos por la actuación de Millie Bobby Brown, quien no se ve para nada opacada ante la presencia de la veterana y siempre imponente Helena Bonham Carter. Más bien, ambas congenian afablemente frente a la cámara para irradiar la calidez de un hogar en el que todo parece marchar bien. Sin embargo, lo que Enola Holmes ignora es que cada encuentro con la madre es una lección de vida para un futuro que no espera. 

Enola Holmes
Millie Bobby Brown y Helena Bonham Carter se compenetran muy bien ante la cámara.

Enola Holmes se ambienta en una época en la que las mujeres no tienen voz en la vida pública, confinadas en silencio a un destino en el hogar sin más opciones que lo establecido a cumplir desde que nacen. Se nota el incipiente esplendor de la Revolución Industrial, pero apenas surgen algunas inquietudes sociales y políticas como consecuencias de los adelantos de ese hecho histórico. 

En casa, la rutina sigue hasta que, de repente, la madre abandona el hogar sin explicación. Enola Holmes queda llena de dudas y sus hermanos regresan ante el inesperado acontecimiento. Ambos parecen saber más de la cuenta, especialmente sobre el pasado o las ideas de la madre. 

Enola Holmes comienza a tomar las riendas de lo que debe hacer con su curiosidad, sin tener en cuenta la intención de Mycroft de internarla en una “escuela para señoritas”, además del aparente desinterés de Sherlock, obviamente minimizado en la trama.  

Enola Holmes
Sam Claflin y Henry Cavill interpretan a dos hermanos aparentemente distantes.

La adaptación del personaje literario surge en momentos en los que la industria cinematográfica ha exaltado el discurso que reclama mayor participación femenina, con especial énfasis manifestado en filmes que han removido a los protagonistas masculinos de sagas famosas por personajes femeninos, como es el caso de Las cazafantasmas (2016) u Ocean’s 8: Las estafadoras (2018), en las que se interpretaba un mayor interés en levantar banderas que en contar historias, contrario a largometrajes como Alien, El octavo pasajero (1979), con Ellen Ripley, o la franquicia de Terminator, con Sarah Connor. 

Ahora bien, si bien Enola Holmes se estrena en ese contexto, su desarrollo no parece responder a intenciones acomodaticias para sumarse a la interacción mediática. De hecho, cuando pareciera que Enola Holmes caerá en ese discurso dicotómico, tan solo es un amague, quizá una ironía. Los prejuicios que imperan en el metraje son los propios de los tiempos en los que se desarrolla la aventura, ineludibles para comprender a sus personajes. Sin dudas, no busca atomizar.

La película tiene un guion escrito por Jack Thorne, responsable también de Wonder, otra adaptación para el público juvenil estrenada en 2017 y que también se encuentra en Netflix, plataforma en la que está disponible Enola Holmes, que no pudo estrenarse en salas debido a la pandemia. 

De esta forma, Millie Bobby Brown vuelve al medio que la hizo famosa con Stranger Things, en esta ocasión con un papel mucho más alegre, entusiasta, enérgico, bien correspondido por ella, quien sostiene completamente el filme. Vale acotar la constante ruptura de la cuarta pared como recurso.

La madre deja una serie de pistas a Enola, quien va descubriendo cómo su progenitora parece estar involucrada en un movimiento a favor del voto femenino. De esta forma, ella sigue los pasos de su admirado hermano en la resolución de misterios. 

Enola Holmes
Millie Bobby Brown es una de las productoras del largometraje.

La historia toma un curso inesperado cuando aparece Lord Tewksbury (Louis Partridge), un joven de la realeza británica que huye de su familia. Se da sin mayor aspaviento que resquiebre el planteamiento. Sin embargo, el problema de Enola Holmes está en la traición que le hacen al personaje durante su desarrollo, especialmente por la falta contra sus habilidades y personalidad.

Tan solo un breve momento incongruente que justifica lo venidero acaba con el pacto establecido previamente, cuando era capaz de escapar de los peligros más insospechados, para luego caer como mosquito en palma ante un absurdo y advenedizo personaje. 

Entonces la película toma derroteros rebuscados, incluso la tensión con respecto a las causas de la ausencia de la madre se diluyen en otros conflictos recién surgidos, pero al final el largometraje se recupera y no sale mal librado como historia sobre la madurez, la independencia, la atracción, la complicidad y hallar propósitos de vida. 

Enola Holmes parece ser el comienzo de una nueva saga, además de ser una oportunidad de leer la obra de Nancy Springer, así como también de volver o descubrir lo escrito por Arthur Conan Doyle.

Lee también
Free Color, el documental sobre las lecciones de Carlos Cruz-Diez

Participa en la conversación