Escuelas públicas en Ciudad Guayana convertidas en ruinas y sin capacidad de dar educación de calidad 

escuelas públicas

Integrantes del Colegio de Profesores calculan que 88 % de las escuelas públicas en Ciudad Guayana no están aptas para dar clases. La deserción docente ronda 60 %, al igual que la de estudiantes.

Ciudad Guayana. La mayoría de los estudiantes que aún asisten a las escuelas públicas en Ciudad Guayana lo hacen para poder medio comer a través del Programa de Alimentación Escolar (PAE). Esto tampoco se cumple a cabalidad. Cuando llegan alimentos apenas es arroz, lentejas o caraotas. Esporádicamente les suministran a las instituciones pasta, leche y azúcar, y en cantidades que no rinden para más de una semana.

Antes del comienzo del año escolar 2019-2020 maestros advirtieron que más de 70 % de las escuelas públicas no estaban aptas. Hoy calculan  que el porcentaje se ubica en 88 %, afirmó Aída González, secretaria general del Colegio de Profesores en Caroní, estado Bolívar.

Las escuelas deberían tener cuestiones básicas como el agua, baños funcionando, mantenimiento de áreas verdes, iluminación. Los niños están viendo clases a oscuras. Todas las escuelas tienen fallas. La escuela Antonio de Berríos, en San Félix, por ejemplo, está por el suelo», señaló.

Años en una supuesta reparación 

Un caso emblemático en Ciudad Guayana es la escuela nacional básica Las Américas, en San Félix. Son ya ocho años funcionando en menos de la mitad de su infraestructura y una matrícula que ronda los 900 estudiantes.

Solo hay dos aulas habilitadas. Detrás apenas quedan las paredes de lo que fueron sus salones, baños y la cocina. Fue hace más de ocho años cuando empezaron unas reparaciones que no culminaron ni continuaron.

Son más los días sin agua potable que los días en los que cuentan con el servicio. Javier Villarroel, vecino de la comunidad, denunció que ni los consejos comunales han prestado atención al estado de esta escuela, que llegó a considerarse una de las más importantes en el municipio.

escuelas públicas
Escuela Las Américas. Foto: Jhoalys Siverio.
La maleza no falta en las escuelas 

Cuando comenzaron formalmente las clases este año, los 699 alumnos de preescolar, primaria y educación media inscritos en la escuela Ciudad Piar, en San Félix, no asistieron por lo menos durante la primera semana.

La maleza prácticamente cubre la fachada de la institución. Incluso, han encontrado alacranes y culebras. Las aulas están sin iluminación, los baños no funcionan, no tienen agua ni puertas y tampoco limpieza. Curiosamente, esta escuela funciona como centro de votación.

Lizbeth Figuera, del Comité de Protección del Niño y Adolescente del consejo comunal del sector El Gallo, aseguró que han enviado comunicados hasta a Miraflores planteando el caso de la escuela Ciudad Piar.

escuelas públicas
Escuela Ciudad Piar. Foto: Jhoalys Siverio.

Hace siete años, personal de la Gobernación, el Sindicato de la Construcción y hasta representantes de China les prometieron una nueva escuela. Nada se hizo. Lo que sí hicieron fue construir una escuela con el mismo nombre en la propia Ciudad Piar, municipio Angostura.

Hortensia Antoima es cocinera de esta institución. Destacó el peligro que significa tanto para las cocineras como para los niños el área donde preparan la comida. Allí está la única toma de agua que funciona y de donde beben los niños. El techo de zinc está que se cae y una de las columnas está totalmente fracturada y desnivelada.

Liliana Navarro, también cocinera de la escuela Ciudad Piar, subrayó que los niños únicamente asisten por la comida. La alimentación que reciben es arroz solo, la mayoría de las veces. Si llegan caraotas y lentejas, los aliños son donados por los representantes, porque ni la sal la incluyen en las entregas de alimentos.

La infraestructura es un riesgo para maestros y estudiantes. Foto: Jhoalys Siverio.

Recientemente, los maestros en Venezuela hicieron un paro de 72 horas. En Caroní se cumplió en 80 %. La respuesta de la Autoridad Única en Educación fue amenazar con despido a quienes se sumaran.

Los docentes no solo reclamaron el pago de 500 % de lo adeudado por incumplimiento del contrato colectivo; también, las precarias condiciones de las escuelas públicas en Guayana. Todo ello ha incidido en una deserción docente que ronda 60 %, al igual que la deserción escolar, según cálculos de los sindicatos de educadores.


Participa en la conversación