El viernes pasado el equipo que envía el agua a las máquinas de diálisis ubicadas en el hospital Domingo Guzmán Lander dejó de funcionar, lo que ocasionó la paralización del servicio y, con ello, dejó en riesgo la salud de 60 pacientes que a diario usan el servicio para poder vivir. Familiares de afectados indicaron que el personal del recinto les informó que el técnico de la bomba reside en Maracaibo y no puede trasladarse por falta de gasolina.

Barcelona. La falla en una bomba de agua ocurrida el  viernes 17 de abril mantiene en vilo a los más de 60 pacientes renales que a diario acuden a sus sesiones de diálisis en la unidad de la especialidad ubicada en el hospital adscrito al Instituto Venezolano de los Seguros Sociales (IVSS) Domingo Guzmán Lander de Las Garzas, en la zona norte de Anzoátegui.

En su mayoría, quienes acuden a esa unidad son pacientes de escasos recursos procedentes de sectores populares de la zona metropolitana e incluso de localidades lejanas, como Anaco y Bergantín, y suman una complicación más en tiempos de COVID-19.

El grupo es una población susceptible de sufrir los embates del coronavirus, que ha cobrado la vida de 10 personas e infectado a 298 en el país, aunque en la entidad apenas dos han sido los casos determinados como positivos.  De acuerdo con el reporte del 22 de abril emitido por el gobernador Antonio Barreto Sira, se habían realizado pruebas a 117 pacientes sospechosos, de los cuales 106 han sido descartados, lo que genera preocupación en los familiares de los enfermos renales debido a las complicaciones que estos pudiesen sufrir al no realizarse la diálisis.

Lee también
Ingeniero Norberto Bausson: "Hoy no se hace tratamiento de agua y esta no les llega a todos por igual"

Rebeca de Azacón es la esposa de Mitchel Azacón, un paciente renal de 47 años de edad que el lunes pasado se descompensó por no recibir el tratamiento: “La máquina es su vida, si no está operativa mi esposo está en riesgo de muerte”.

La señora de Azacón manifestó que, luego de los llamados realizados a la dirección del hospital, un representante les indicó que los únicos autorizados para realizar el mantenimiento y arreglo de la falla en una bomba son los técnicos autorizados por el IVSS desde Caracas, y el que corresponde al equipo ubicado en el hospital de Las Garzas reside en  Maracaibo.

Nos dijeron abiertamente que si conseguían gasolina era que el técnico venía. ¿Cómo ese señor con este problema de combustible que hay en el país va a venir hasta acá? Mientras tanto, nuestros pacientes sufren y pueden morir. Nos dicen que podemos ir a otros centros ubicados en la ciudad, pero también nos dicen que si vamos hasta esos lugares no podemos regresar al hospital una vez arreglado el problema de la bomba. Esto es indignante”, expresó.

Otro grupo de familiares señaló que de las 20 máquinas que hay en el recinto, apenas nueve están operativas, lo que complica más la situación; incluso, la máquina destinada a pacientes positivos con el virus del sida y con hepatitis también está fuera de servicio.

Hay un paciente con sida que tuvo que dejar la unidad hace un mes porque la máquina se dañó y aún no se le ha buscado solución, y tuvo que acudir a otro centro a que le prestaran el apoyo. Esta es una situación terrible, porque muchos no contamos con vehículo, el transporte público es escaso y de remate no hay bancos para buscar efectivo, nuestra situación es delicada”, añadieron.

Turnos atiborrados

José Alejandro Ávila es familiar de Henry Haskuur (69), uno de los 60 pacientes que tiene que acudir de manera interdiaria a la unidad de diálisis a purificar su organismo, ya que por la falla renal que padece su cuerpo no puede hacerlo de forma natural.

Lee también
En Baruta el agua que no llega por las tuberías se pierde en fugas de la calle

Ávila aseguró que él, junto con otros enfermos, ofreció colaborar económicamente para la reparación de la  falla en una bomba de agua, sin embargo, en el centro asistencial les indicaron que la orden solo la puede emitir el organismo desde Caracas.

Lo que ocurre aquí es complicado, porque cada paciente puede estar entre tres y cuatro horas en la máquina. Los pacientes están divididos en dos grupos. Un primer grupo que se dializa los lunes, miércoles y viernes, y otro, los martes, jueves y sábado. En cada grupo hay 30 pacientes, por eso necesitamos que estén todas las máquinas activas. Las enfermeras colaboran, pero a ciencia cierta nadie explica qué es lo que va a pasar”, explicó.

Hasta el momento el organismo de salud estatal no ha  dado una explicación sobre el caso. En la cuenta de la red social Twitter del referido centro asistencial @ivsslasgarzas lo único que ha informado la dirección del hospital es la desinfección de los espacios “para mantenerlos libres de COVID-19”.


Participa en la conversación