En los últimos días de septiembre cambiaron los protocolos de entrada en los PASI de Apure. “Ahora las personas que tengan una prueba rápida negativa deben cumplir una cuarentena de 10 a 14 días, sin la necesidad de esperar una prueba PCR negativa para salir”, se lee en el informe de la OCHA, actualizado al 12 de octubre.

Caracas. En el reporte sobre la situación de Venezuela de la Oficina de Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA), se lee que en los últimos días de septiembre cambiaron los protocolos de entrada en Apure para los migrantes retornados: Ahora las personas que tengan una prueba rápida negativa deben cumplir una cuarentena de 10 a 14 días, sin la necesidad de esperar una prueba PCR negativa para salir

Desde mediados de marzo hasta el 12 de octubre se calcula que más de 120.000 personas han regresado a Venezuela, la mayoría por el estado Táchira. Al llegar, estas personas ingresan a los PASI, espacios de alojamiento temporal donde cumplen la cuarentena antes de llegar a sus hogares. 

En un informe de la ONG Human Rights Watch indica que al 1° de septiembre había 271 centros en todo el país, incluidos unos 140 en zonas fronterizas, con una capacidad total de 14.000 personas.

En el documento de la OCHA no se ofrecen más detalles sobre el cambio en el protocolo en Apure. Sin embargo, el organismo señala que “es imperativo ampliar la capacidad diagnóstica por pruebas PCR para la población en general”. En los PASI la estadía de los retornados puede demorar semanas a la espera del resultado de una PCR. 

La oficina internacional destaca que las personas retornadas requieren de asistencia y apoyo nutricional: no solo en los PASI con asistencia alimentaria directa, “también es necesario apoyar iniciativas que contribuyan a mejorar la situación alimentaria de las personas retornadas como parte de sus comunidades de acogida dentro del país”. 

Señala que el flujo de personas retornando al país continúa, aunque en menor medida. También menciona que hay reportes de venezolanos saliendo del país nuevamente por vías informales. El movimiento de personas a través de las fronteras durante el cierre oficial de los cruces fronterizos aumenta los riesgos de protección, sobre todo para quienes transitan por trochas para evadir los controles migratorios y/o sanitarios

El informe, actualizado al 12 de octubre, reporta escasez de gasolina en casi todo el país y limitaciones en el acceso continuo a los servicios de agua, electricidad, gas doméstico y telecomunicaciones. 

Sobre la temporada de lluvias en el país, la OCHA señala que las comunidades de los municipios Girardot y Mariño del estado Aragua, así como de Guanare, en el estado Portuguesa, y Upata y Santa Elena de Uairén, en el estado Bolívar, han sido las más afectadas. Entre el 9 y el 15 de septiembre, se reportaron varias inundaciones en distintas comunidades debido al desbordamiento del río Limón en el estado de Aragua que afectó a 300 familias, aproximadamente.

Foto referencial: Migración Colombia

Lee también
Persecución oficial, objetivo: migrantes retornados

Participa en la conversación