La solidaridad pide la pelota para ayudar a los «profes» del fútbol

El movimiento Ayudemos al Profe suma voluntades para tenderles una mano a más de 2000 entrenadores del balompié venezolano que se encuentran en una situación muy díficil debido a la crisis económica, la llegada del coronavirus y la suspensión de actividades en todas las ligas del país.

Caracas. El «profe» del fútbol es el primer guía que, a edades muy tempranas, enseña a los niños los conceptos básicos en lo deportivo, pero también funge como un docente más que, de la mano con el balón, inculca valores como el compañerismo, el trabajo en equipo, la solidaridad, la amistad y el respeto por el contrario, dentro y fuera de la cancha.

Esa labor formadora en Venezuela, lamentablemente, y con escasas excepciones, no tiene el reconocimiento ni la remuneración adecuada, lo que deja a muchos entrenadores de fútbol en «estado de abandono», como lo denunció recientemente el ex DT de la Vinotinto, Richárd Páez, quien aboga por el nacimiento de una asociación de entrenadores de balompié para proteger a los «profes» del país.

Este año, la situación de los formadores del Deporte Rey se tornó todavía más complicada con la llegada del coronavirus, pues todas las ligas y categorías se encuentran sin actividad y la posibilidad de llevar el sustento a los hogares se complica muchísimo más, al margen de que un buen número de estrategas ha permanecido en contacto con sus dirigidos para sugerirles rutinas y ejercicios que se pueden realizar en medio de la cuarentena.

Afortunadamente, el fútbol es otra área donde la solidaridad del venezolano queda en evidencia con el surgimiento del movimiento Ayudemos al Profe, una iniciativa que, en poco tiempo, ha podido sumar voluntades para tenderle una mano a más de 2000 entrenadores venezolanos y que consiste en la recudación de fondos, alimentos u otros donativos a través de distintas plataformas en redes sociales.

Diagnóstico crítico

«El diagnóstico es crítico, hay que tener presente que los ‘profes’ desde hace años no ganan suficiente como para ahorrar y poder enfrentar una situación como la que estamos viviendo, por lo que es muy difícil, todos tienen responsabilidades con sus familias y se están viendo imposibilitados para cubrirlas«, explica el fundador de la agrupación, Luis Miguel Colmenares.

¿Cómo nació esta idea para ayudar a los «profes»? Colmenares asegura que «por la necesidad», pero su crecimiento se debe al «compromiso». Y junto con Diego Cristaldo, otro apasionado del balompié y participante de diversos proyectos del fútbol menor, empezó a establecer contacto con varios futbolistas profesionales o «embajadores» como José Manuel Rey, Miku Fedor, Luis Manuel Seijas, Ronald Vargas, Grenddy Perozo, Roberto Rosales, Oswaldo Vizcarrondo, Alejandro “Lobo” Guerra, Vicente Suanno, Miguel “Miky” Mea Vitali y Ricardo Andreutti, quienes no dudaron en sumarse al equipo para apoyar la causa, que también involucra a empresas privadas como Hipereventos, Araquereyna y 3dLink.

«Ha sido increíble la acogida de la iniciativa, cada día se suman más y más personas, embajadores, capitanes, aliados, toda clase de personas y organizaciones para ayudar a los profe del país», subraya Colmenares antes de detallar los primeros objetivos que se traza la organización que dirige.

Sabemos que hay más de 2000 profesores de fútbol a nivel nacional. Nos planteamos en una primera etapa ayudar al 10 % para mostrar una muestra tangible y que sirva como ejemplo de que sí podemos, y de que tenemos datos concretos. Esto no es solo una campaña de hacer ruido, sino que tiene información respaldada y entregará resultados de lo que se irá haciendo«, aseguró.

La importancia del «profe»

La intención de Ayudemos al Profe es que a través del proyecto, el «profe» reciba ayuda y también la sociedad empiece a darle el lugar que se merece en la formación de niños y jóvenes.

«Nuestra mayor preocupación no es solo en el presente, sino en el futuro que necesitamos garantizar. El ‘profe’, es la columna vertebral de la sociedad, él es el que se encarga de transmitir conocimientos generación tras generación, y en el fútbol tiene un particular lazo afectivo, ya que es admirado desde el inicio por los niños», apunta el dirigente.

«El ‘profe’ es la figura a seguir, es el que todo lo sabe, es el que transmite técnica, táctica, valores, un buen profe puede cambiar la vida de un niño, y hoy muchos están solos», lamentó Colmenares.

Más allá del surgimiento de Ayudemos al Profe, las formas de ayudar a los entrenadores, según Colmenares, pasan por la responsabilidad de los representantes al mantener el pago de las cuotas de las distintas academias y escuelas de fútbol e incluso en hacer aportes, dentro de la medida de las posibilidades, a los distintos profesores que hacen vida en numerosas comunidades del país. La plataforma Ayudemos al Profe lo que hace es organizar los esfuerzos, hacer un filtro entre los formadores para saber si cumplen con los requisitos para recibir las ayudas y orientar a los interesados en pedir la pelota y anotarse un gol solidario a través de www.ayudemosalprofe.com

Lea también:

Entrenadores venezolanos llenos de incertidumbre y sin nada que celebrar


Participa en la conversación