La selección venezolana tiene entre ceja y ceja la Copa América de Colombia que otorga tres cupos directos y dos repechajes al Mundial de Australia y Nueva Zelanda en 2023.

Caracas- La Vinotinto femenina tuvo un buen 2021. El recién concluido año cerró en una histórica clasificación (52) del ranking FIFA y pudo juntarse para competir tras un 2020 de inactividad por la pandemia.

No obstante, el 2022 será el año decisivo para las dirigidas por Pamela Conti, que afrontarán el reto de clasificar por primera vez a una cita mundialista, en la Copa América de Colombia, que se disputará en julio en Armenia, Bucaramanga y Cali.

El torneo cafetero otorga tres cupos directos y dos repechajes para el Mundial de Australia y Nueva Zelanda 2023. Este siempre ha sido el objetivo de la seleccionadora italiana desde que llegó al banquillo nacional en 2019.

«Tenemos la calidad para llegar a un Mundial. Todo el mundo está trabajando para eso y creo que podemos llegar. Yo creo en eso desde que llegué y seguro mis jugadoras lo van a creer mucho más. Tenemos un solo objetivo y no hay más», enfatizó recientemente Conti, quien desea «crear una identidad de juego en la selección».

La exfutbolista consiguió varios hitos con el bando venezolano en 2021: el primer empate con Argentina en el 0-0 de abril; la doble victoria 4-1 contra Ecuador en octubre y noviembre; el primer tanto contra Brasil en la caída 4-1 de diciembre y el avance en la clasificación general de selecciones nacionales.

Prensa Vinotinto

Esos logros dan cuenta de que «Venezuela va por buen camino». Sin embargo, todavía está muy lejos de alcanzar la forma y la estructura requeridas para llegar al 100% a la eliminatoria.

Falta trabajo táctico

La europea siempre menciona el orden y la faceta defensiva como las tareas pendientes del seleccionado. El conjunto parece tener cierto desequilibrio entre las variadas opciones de ataque (Deyna Castellanos, Oriana Altuve, Joemar Guarecuco, entre otras) y las de recuperación.

«Las jugadoras venezolanas son muy buenas, pero les falta mucho trabajo táctico. Lo que me ha sorprendido de ellas es el querer aprender y estar siempre a las órdenes en todo», resaltó Conti en su regreso al país.

La idea del cuerpo técnico es trabajar de lleno esos aspectos en las dos fechas FIFA de febrero y abril. Así mismo, buscarán aprovechar los compromisos de preparación que la Federación Venezolana de Fútbol (FVF) pueda conseguir.

En tal sentido, el presidente del ente federativo Jorge Giménez anunció que la Vinotinto femenina disputará en enero un torneo amistoso en suelo turco, aunque todavía no se han divulgado mayores detalles en cuanto a los rivales y las fechas exactas.

Por el repechaje

A falta del sorteo de la Copa América, el evento tendrá a Brasil, Argentina y Colombia como máximas candidatas a quedarse con los tres cupos directos.

En teoría, las opciones venezolanas pasan por el repechaje que deberá luchar con Chile y Paraguay, las otras selecciones suramericanas mejor rankeadas que la Vinotinto.

El combinado criollo culminó sexto en las eliminatorias 2018, disputadas en suelo chileno. El tercer puesto de 1991 es su mejor figuración en el certamen, si bien en esa edición solo participaron tres seleccionados.

Venezuela nunca ha disputado un Mundial femenino absoluto, aunque sí ha clasificado tres veces a la Copa del Mundo Sub-17 (2010, 2014 y 2016) y una vez a la Copa del Mundo Sub-20 (2016).

La Vinotinto femenina se unió a la lucha contra el cáncer de mama


Participa en la conversación