La selección venezolana jugará sus primeros partidos de 2020 el 8 y 13 del próximo mes en el inicio de la eliminatoria suramericana.

Caracas. No más especulaciones. Octubre será el mes en el que la Vinotinto jugará sus dos primeros partidos del accidentado 2020 bajo la conducción técnica del portugués José Peseiro, quien por ahora es el técnico venezolano.

Venezuela hará su estreno en las eliminatorias suramericanas el 8 de octubre ante Colombia en Barranquilla y cinco días después recibirá a Paraguay en el estadio Metropolitano de Mérida, con los dos encuentros a puerta cerrada y ambos bajo los protocolos sanitarios aprobados por la Confederación Suramericana de Fútbol (Conmebol) y la FIFA.

Precisamente, el máximo organismo del fútbol mundial ratificó las fechas del inicio de las clasificatorias en una reunión con las 10 federaciones suramericanas. La Vinotinto no salta a la cancha desde el 19 de noviembre de 2019 en el amistoso con Japón, en el que se impuso 4-1, todavía bajo la dirección técnica de Rafael Dudamel.

Reto logístico y económico para la FVF

La confirmación de la doble fecha eliminatoria —a la que sigue otra doble jornada en noviembre— supone un escollo complicado para la FVF, que se encuentra intervenida por la FIFA tras la muerte de su presidente Jesús Berardinelli y, hasta la celebración de nuevas elecciones, será presidida por Laureano González.

El anuncio toma a la FVF en una situación económica muy difícil, pues no ha recibido dinero de los sponsors, que se comprometieron a ponerse al día, según dijo el propio González en una entrevista radial. De allí sale el dinero para pagar el sueldo de Peseiro, quien no ha cobrado desde que fue presentado en febrero.

Lee también
Equipos venezolanos tuvieron un regreso triunfal en la Copa Libertadores

Si el portugués decide continuar en el banquillo vinotinto, la FVF tendrá apenas 28 días para contratar un vuelo chárter y traer al seleccionador y a su cuerpo técnico junto con la mayoría de futbolistas del combinado que juegan en Europa. Para abaratar costos, el ente federativo podría pactar con Colombia u otra asociación de la región, la contratación de un vuelo privado en conjunto para traer a los atletas de las escuadras.

Otro tema pendiente es el esquema de viáticos y bonificaciones para los jugadores y entrenadores en el comienzo del nuevo ciclo.

Para ambos casos, la FVF cuenta con una pequeña partida de recursos propios para el trabajo de las selecciones, de acuerdo con González, pero el poco tiempo para resolver y la situación mundial por el coronavirus podrían poner en aprietos al ya de por sí caótico despacho de Sabana Grande.

Lea también:

La solidaridad pide la pelota para ayudar a los «profes» del fútbol


Participa en la conversación