El combinado criollo inicia su camino en las eliminatorias suramericanas con el objetivo de conseguir su primera clasificación a una Copa del Mundo.

Caracas. Nuevo ciclo y nueva oportunidad para la Vinotinto. El tan ansiado, y hasta ahora esquivo, salto de calidad para la selección venezolana es la prioridad del único combinado suramericano que no ha disputado una Copa del Mundo.

Sin ese salto será difícil quedarse con una de las cuatro plazas directas o incluso el boleto vía repechaje al Mundial de Qatar 2022, que puso en marcha sus clasificatorias en la Conmebol desde este jueves 8 de octubre.

La justa premundialista arranca para Venezuela este viernes con el choque contra Colombia en Barranquilla y completará la primera de las dos dobles fechas de 2020 con el duelo contra Paraguay, el próximo martes 13 en Mérida.

La más obvia de las novedades del «nuevo comienzo» vinotinto es la presencia del portugués José Peseiro en el banquillo. El luso es un entrenador con experiencia, pero sin mucho éxito en clubes y selecciones nacionales, si bien su hoja de vida es sobresaliente para la estatura futbolística y los recursos con los que cuenta la FVF para contratar un técnico foráneo.

El nuevo «míster» no ha disimulado su intención de presentar un equipo más ofensivo para conseguir el objetivo mundialista, aunque sus métodos, su esquema y sus preferencias son una incógnita. Tendrá que cambiar el chip de una selección que con el técnico anterior priorizaba —a veces sin éxito— el orden, la disciplina táctica, la pelota quieta en el ataque y la apuesta por capitalizar errores y aprovechar las segundas jugadas al contragolpear.

Lee también
Este sábado habrá una jornada de atención para los migrantes venezolanos

Si es coherente con lo que ha expresado en múltiples entrevistas, Peseiro tiene talento a su disposición para intentar plasmar su idea, pues, de la mitad hacia adelante contará con buenos jugadores como Darwin Machís, Yeferson Soteldo, Jefferson Savarino, Rómulo Otero, Josef Martínez o Salomón Rondón, entre otros. Esa «riqueza» de recursos no la tendrá de la mitad hacia atrás, donde, salvo la titularidad de Roberto Rosales, no hay mayores certezas, ni siquiera en el arco, donde Wuilker Fariñez ha mostrado cierta irregularidad últimamente.

Quizá para encontrar ese «equilibrio» entre ataque y defensa, el DT deba hacer una nueva apuesta en la primera línea de volantes, con José «Brujo» Martínez como la pieza que podría, de a poco, reclamar su lugar conforme pasen los partidos y Yangel Herrera como el elemento clave al retroceder y avanzar. Al timonel no le sobra nada en cuanto a individualidades, aunque se espera un gran crecimiento de Machís, Soteldo y el propio Herrera en la plantilla que tiene un promedio de edad de 26.5 años.

El estreno de Peseiro será de visita en Colombia, una plaza muy complicada, donde cuesta imaginar mayores cambios en el 11 habitual o el dibujo del técnico anterior (4-3-2-1), más allá de la obligada modificación del 9 de área en lugar de José Salomón Rondón. El martes ante Paraguay el nuevo entrenador, seguramente, sí mostrará una selección con una característica más de ataque, al margen de lo que ocurra en Barranquilla.

El primer choque de la Vinotinto será a las 7:30 p. m. de este viernes y contará con transmisión de TLT y Meridiano TV, plantas que repetirán para el duelo contra Paraguay, el martes a las 6 de la tarde.

Lee también
La Vinotinto: un VAR a favor y otro en contra en arranque premundialista

Lea también:

¿Cómo le ha ido a la Vinotinto sin Salomón Rondón?


Participa en la conversación