No es la primera vez que hacen solicitudes para mejorar la infraestructura, regular el servicio de agua y la dotación de insumos y medicinas. En enero de este año se quedaron esperando respuestas de la directora Mercedes Varela. De nuevo, envían un comunicado en donde aclaran que ese centro no se encuentra en las mejores condiciones para la atención de pacientes positivos al COVID-19.

Caracas. A una semana de haberse realizado la asamblea de médicos del hospital para tratar la situación de la pandemia COVID-19 en el hospital J. M. de los Ríos, la Sociedad de Médicos envió a la directora Mercedes Valera un comunicado con una serie de argumentos, un pliego de peticiones y propuestas para dar respuesta a la situación extremadamente seria, que se vive en el centro asistencial especializado tipo IV.

En la carta –firmada por los médicos Sonia Sifontes, presidenta, y Vietnam Vera, vicepresidente– se destacó que urge garantizar suministro suficiente, permanente y oportuno de agua, teniendo en cuenta el ingreso al hospital de pacientes positivos de COVID-19 y dada la extensión de la cuarentena por 30 días más, decretada el 12 de mayo por el Ejecutivo nacional en el marco del estado de alarma por pandemia.

En lo referente a los pacientes que deben ser ingresados a la institución con diagnóstico positivo, recomendaron en el pliego de peticiones, que deben ser con enfermedad moderada y/o grave, y no ingresar pacientes asintomáticos o con sintomatología leve.

Los especialistas están conscientes de que dentro de los objetivos de la Sociedad Médica se encuentra el velar por la protección integral de los pacientes hospitalizados y la defensa del personal médico, pero también reconocen que en la actualidad el hospital no se encuentra en las mejores condiciones para la atención de pacientes con COVID-19.

“Esto debido a los problemas que desde hace muchos años viene acarreando, situación que, en medio de esta pandemia, dificulta y compromete la atención de estos pacientes. Limitaciones por todos conocidas que van desde problemas de infraestructura, déficit de personal de todos los niveles y dotación adecuada de insumos y medicamentos, hasta el suministro constante y regular de agua, situación esta última que afecta de forma general a toda la población, pero que reviste gravedad por tratarse de un centro de salud donde las medidas de higiene deben ser garantizadas y más, ante la presencia de una patología infecto-contagiosa, donde la premisa más importante es el lavado frecuente de las manos”, se lee en el comunicado.

Sostuvieron además que uno de los aspectos que caracteriza a este centro de IV nivel de complejidad es ofrecer a la población una asistencia especializada en diferentes áreas de la medicina pediátrica, y que esta población No-COVID también requiere de atención en las condiciones más seguras posibles. 

Es por ello que, aseguraron, durante esta cuarentena han continuado atendiendo pacientes con patologías crónicas de alto riesgo: inmunosuprimidos, hemato-oncológicos, nefrópatas, diabéticos, etc.

Con base en lo expuesto y teniendo presente que tanto por la extensión del aislamiento, cuyo objetivo es mantener el distanciamiento físico y evitar las aglomeraciones, el cuerpo médico de este hospital, reconociendo ampliamente el derecho a la salud, consagrado en el artículo 83 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, del derecho a la protección del Interés Superior de los Niños, Niñas y Adolescente-NNA (artículo 8 Lopnna) y su derecho a recibir el nivel más alto de salud posible (artículo 41 Lopnna), plantean el siguiente pliego de peticiones:

  1. Nombrar un equipo de apoyo al Comité de Infecciones que se encargue de elaborar una lista de verificación de los pre-requisitos para la atención de pacientes COVID-19 con base en las pautas y protocolos establecidos por dicho Comité, así como de la cantidad de personal (médico y no médico) necesario para el óptimo funcionamiento del área COVID-19.
  2. Organizar una Comisión conformada por un representante del Comité de Infecciones, uno de la Sociedad Médica y uno de la Dirección del Hospital para aplicar la herramienta de validación de manera de tomar los correctivos necesarios y optimizar los tiempos efectivos de respuesta.
  3. Realizar por parte del departamento correspondiente un censo del personal (médico, enfermeras, servicios auxiliares, seguridad, mantenimiento y servicios generales) que permita conocer la disponibilidad real y efectiva del recurso humano de la institución, a fin de cotejar con la información derivada del punto 1 y de haber algún diferencial de personal se insta a la contratación, al menos temporal, de personal idóneo con el conocimiento, las capacidades y las habilidades requeridas.
  4. En el mismo orden de ideas del numeral anterior, estructurar además de los equipos de trabajo, que deben contar con el equipo de bioseguridad completo y suficiente para cada jornada, los equipos de atención para pacientes no COVID-19, teniendo en cuenta que el personal que esté asignado a pacientes de alto riesgo tales como Nefrología, Oncología, Hematología, Endocrinología e Inmunosuprimidos, entre otros, no debe incluirse en los grupos para casos positivos, a menos que sea absolutamente necesario.
  5. Exigimos se garantice suministro suficiente, permanente y oportuno de agua.
  6. Presentación a toda la comunidad hospitalaria por parte del Comité de Infecciones las pautas y procedimiento ya elaborados y por parte de la Dirección / Recursos Humanos el Plan de Contingencia COVID-19, donde se detalle el personal, áreas y recursos disponibles para la aplicación de dicho plan.
  7. Supervisar la adecuada gestión de los residuos, según las normas establecidas por la Organización Mundial de la Salud, por parte del personal correspondiente, quienes ya han recibido la capacitación de parte del Comité de Infecciones.
  8. Aislamiento eficiente del área COVID del resto de la comunidad hospitalaria y establecer una clara señalización de las rutas o flujo de los pacientes que acudan al hospital, con base en las pautas establecidas por el Comité de Infecciones, y limitar el tránsito interno entre las áreas COVID y No-COVID tanto de pacientes como del personal.

La Sociedad de Médicos además rescató la siguiente orientación emanada de la Organización Mundial de la Salud, en abril 2020, en línea con las propuestas que aquí presentamos, además del pliego de peticiones, otras normativas:

  • “Cumplir con los controles administrativos para garantizar que se dispone de los recursos necesarios para aplicar las medidas de prevención y control de las infecciones (PCI), a saber: infraestructuras adecuadas, elaboración de políticas claras en materia de PCI, facilitación del acceso a las pruebas analíticas, clasificación y distribución adecuada de los pacientes —con salas de espera y habitaciones separadas para las personas con síntomas respiratorios—, proporción adecuada entre el número de profesionales de la salud y el de pacientes y formación del personal. 
  • En el caso de los pacientes con sospecha o confirmación de COVID-19, se debe procurar dirigirles a través de vías asistenciales que, en lo posible, eviten que se mezclen con el resto de los pacientes (por ejemplo, habilitando centros, unidades, salas de espera y zonas de clasificación separadas”.

“Expresado lo anterior y de acuerdo a lo establecido en el artículo 87 de la CRBV: ...Todo patrono o patrona garantizará a sus trabajadores o trabajadoras condiciones de seguridad, higiene y ambiente de trabajo adecuado. El Estado adoptará medidas y creará instituciones que permitan el control y la promoción de estas condiciones, instamos a nuestras autoridades a considerar las propuestas antes descritas para desarrollar un trabajo colaborativo, con distribución de funciones de forma equitativa y con base en la realidad que tenemos para que resulte efectivo, eficiente y eficaz, de calidad y con la calidez que merece.

Vale destacar que no es la primera vez este año que los médicos se dirigen a la directora Varela. Ya enero le habían solicitado una reunión igual con un pliego de peticiones, le puso fecha para febrero y el día 8 los citaron, pero la dirección dejó embarcada a la representación de galenos.

Este centro lleva tres meses con la unidad de terapia intensiva cerrada, y con el servicio de Cardiología desde diciembre inoperativo. Nada de eso ha sido atendido por la dirección.

Lee también
Total de contagios de COVID-19 aumenta a 15.988 con 525 nuevos casos y cuatro fallecidos

Participa en la conversación