Mildred Rojas: “Las injusticias me motivan a estar en el mundo de los Derechos Humanos”

Mildred Rojas

Cuando estudiaba segundo año de bachillerato, Mildred Rojas defendió a una mujer transgénero del acoso de sus compañeros y de algunos docentes. En ese momento sintió la necesidad de formarse para defender los derechos humanos, labor que realiza desde 2008 de la mano de Amnistía Internacional Venezuela. Actualmente es la subdirectora de la Comisión de Voluntariado de la Cruz Roja en el estado Aragua.

Caracas.  “Ver tantas injusticias me motiva a estar en el mundo de derechos humanos. No soporto ver y vivir tanto atropello, el abuso del más fuerte hacia el más débil, que muchas veces suceden por el desconocimiento de los derechos. Eso me motiva a poner un granito de arena en lo que yo pueda ayudar para que las personas conozcan acerca de los derechos humanos y aprendan a defenderse».

Así se expresa Mildred Rojas, activista de Derechos Humanos de Amnistía Internacional Venezuela, y residente de la urbanización La Esmeralda, en Maracay, estado Aragua. Desde hace 11 años forma parte de esa organización.  Recuerda su llegada a esta ONG como si fuera ayer.

“Estuve en una rueda de prensa de esta ONG en el Teatro de la Ópera de Maracay, me acerqué, me registré, me dieron un carnet, conocí a nuestro director Marcos Gómez, comencé mi formación con ellos y mi trabajo en el estado.  Constantemente nos llegaban las actividades que teníamos que hacer, me llamaban a formación en Caracas, asistíamos y teníamos nuestros encuentros anuales”.

Mildred ha sido una de las personas que ha hecho gestiones para que la ayuda humanitaria llegue a las comunidades. Como promotora llevó a los funcionarios de la Cruz Roja a su parroquia Pedro José Ovalles del Municipio Girardot. Recientemente recibió el nombramiento como subdirectora de la Comisión de Voluntariado de la Cruz Roja en el estado Aragua y directora de organización del voluntariado de la Cruz Roja en su parroquia.

Lee también
10 viviendas tapiadas y servicios públicos colapsados dejó a su paso el río Maya en Aragua
Ayudar al prójimo

Antes de integrar la ONG internacional, cuando estaba en el liceo, Mildred participó en actividades de la  Sociedad Bolivariana, de la asociación de vecinos y grupos deportivos de su comunidad. Es auxiliar de preescolar, trabajó en educación inicial hasta el año 2008. “Fui la mano derecha de una directora, eso me fortaleció mucho a nivel de gerencia y a tener cierto liderazgo”.

Entre 2008 y 2013, salió de la planta física de la escuela  y formó parte del equipo de acompañamiento pedagógico y le correspondía hacer enlaces entre las zonas educativas y planteles de las parroquias de Aragua. Tenía que trabajar con grupos como consejos comunales, salas de batalla, policía comunal. “Esa experiencia fue enriquecedora, ayudó a fortalecerme en el trabajo de calle”.

Se inició como auxiliar de preescolar el 1° de octubre de 1984 y en el año 2013 comenzó su proceso de jubilación. En 2008, Mildred Rojas fundó el Club Tacitas de Té Venezuela y se enfocó en las personas con discapacidad que requerían de atención social y profundizó en los derechos de esta población.

“Nos sumamos un grupo de voluntarios, personas que trabajan en el área de educación especial. Buscaba los espacios y teníamos patrocinantes, personas que nos daban para logística de comida, refrescos, jugos, agua, merienda, conseguíamos juguetes y hacíamos una actividad a escala estadal con todas las discapacidades, comenzamos con niños, después jóvenes y adultos”.

Esta fundación dedicaba un día para resaltar las potencialidades y habilidades de las personas con discapacidad. Tuvieron teatro de ciegos, cuerpo de baile de personas con síndrome de Down, coral de niños y grupo de niños sordos bailarines.

Lee también
Más de 1000 venezolanos han sido torturados en los 6 años que Nicolás Maduro lleva en Miraflores

“La última actividad fuerte con este grupo se hizo en 2013. Llevamos a un grupo de personas ciegas a la playa. Conseguimos transporte, hidratación, pasamos un día diferente con nueve personas ciegas y personas de otra condición en la playa. Todo salió bien”.

Con mucho amor y pasión 

Amor y pasión son dos palabras que identifican a la auxiliar de preescolar. Se involucra mucho a la hora de realizar cualquier cosa por muy sencilla que sea. Su forma de accionar por la  promoción y defensa de los derechos humanos, sus gestiones para solucionar los problemas ambientales que genera el desbordamiento del lago Los Tacarigua, la denuncia de las deficiencias de los servicios básicos le han permitido entrar al mundo de los defensores de los DD. HH., disfruta  trabajar en alianzas con otras ONG, respetando los principios de cada organización.

Con Amnistía me formé a partir de 2008, ha sido mi escuela, ha sido mi casa, ha sido mi familia, siento que han reconocido mi trabajo, lo han respetado y tienen confianza en lo que hago. He sido constante porque siempre las cosas que me gustan,  las hago con mucho amor y pasión”.

Para Mildred Rojas el logro mayor de esta labor social que hace ha sido su crecimiento en todos los sentidos. “El promocionar los derechos humanos es  muy importante  me ha permitido luchar por un mundo mejor”.

Lea también

Estudiantes se montan en un plan para salvar a la universidad Lisandro Alvarado


Participa en la conversación