No hay indicios científicos publicados de que el Carvativir tenga eficacia contra la COVID-19

el carvativir

Tal y como ocurrió con la “molécula DR10”, los hallazgos de las “gotas milagrosas” aún no han sido publicados en revistas científicas. El Ministerio de Salud sigue recomendando tratamientos como hidroxicloroquina, lopinavir y ozonoterapia, pese a que la comunidad científica dice que no tienen efectos contra la COVID-19.

Caracas. Con bombos y platillos, como otros supuestos hallazgos encontrados durante la pandemia, el gobierno de Nicolás Maduro anunció una nueva medicina para tratar la COVID-19: el Carvativir, un antiviral hecho en Venezuela, mejor conocido como “las gotas milagrosas de José Gregorio Hernández”.

Maduro señaló que el Carvativir pasará a formar parte del esquema terapéutico aprobado por el Ministerio de Salud y ordenó su distribución en todas las farmacias, hospitales y ambulatorios del país, habiendo ya obtenido el permiso sanitario para su aplicación.

Sin embargo, tal y como ocurrió con la “molécula DR10”, los hallazgos de las “gotas milagrosas” aún no han sido publicados en revistas científicas ni se saben los resultados o si cumplieron con los ensayos preclínicos y clínicos de eficacia y seguridad.

Falta de evidencia científica

Así, el Carvativir se suma a la lista de presuntos tratamientos contra la COVID-19 que no han mostrado eficacia científica alguna contra la enfermedad, bien sea por opacidad oficial en la información o porque han sido descartados por la comunidad científica y organismos como la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Es mediante los estudios clínicos que las sociedades científicas y las diferentes agencias nacionales e internacionales recomiendan el uso de un medicamento”, dijo a Crónica.Uno la presidenta de la Sociedad Venezolana de Infectología (SVI), María Graciela López.

Es por ello que la SVI no recomienda el uso del medicamento Carvativir hasta tanto se compruebe su eficacia y falta de efectos adversos en los pacientes con COVID-19. “Lamentablemente, no hay una comunicación oficial hacia las comunidades científicas por parte del Ministerio de Salud con relación a este fármaco”, indicó López.

Se desconoce el alcance del estudio

Según dijo Maduro este domingo, el estudio del Carvativir duró nueve meses e incluyó experimentación y aplicación clínica en enfermos graves. “Hicimos experimentos masivos con todos los pacientes que estaban en el Poliedro de Caracas y en el hospital de Coche”, exclamó.

María Graciela López señaló que la SVI tiene conocimiento –no formal– de que el nuevo medicamento ha sido aplicado a algunas poblaciones con COVID-19. Ve con preocupación el anuncio, puesto que desvía el foco de la prevención, única forma de evitar contagios, además de las vacunas.

La Sociedad Venezolana de Infectología, basándose en hechos científicos comprobados alrededor del mundo, enfatiza que “ninguna droga ha demostrado evidencia significativa en prevenir la infección”. La doctora López resaltó que se mantienen vigentes las recomendaciones terapéuticas hechas a finales de septiembre de 2020, que coinciden con las de la OMS y revistas especializadas:

  • Para asintomáticos no se recomienda ningún tratamiento, solo aislar por 10 días y hacer seguimiento frecuente en caso de ser personas de alto riesgo.
  • Para personas con síntomas leves recomiendan acetaminofén o paracetamol y mantener sus tratamientos habituales bajo supervisión médica.
  • Aquellos con insuficiencia respiratoria moderada se deben tratar con antimicrobianos como azitromicina, amoxicilina, invermectina, entre otros, en ausencia de alguna indicación específica y bajo supervisión médica.
  • Oxigenoterapia, dexametasona, remdesivir, antibióticos y otros tratamientos solo deben ser aplicados en pacientes en estado severo o crítico, y siempre con supervisión y recomendación médica.

“Las recomendaciones no solo se limitan a definir qué opciones terapéuticas han mostrado mayor eficacia y seguridad, sino que determina cuáles drogas carecen todavía de suficiente evidencia, y qué alternativas no deberían utilizarse por carecer de beneficios y/o de seguridad establecida”, indica la Sociedad Venezolana de Infectología.

COVID-19: Abordaje Terapéutico y Recomendaciones de la Sociedad Venezolana de Infectología by Crónica Uno on Scribd

Academia Nacional de Medicina se pronuncia

La Academia Nacional de Medicina de Venezuela emitió una nota preliminar sobre el antiviral Carvativir, anunciado por Nicolás Maduro como tratamiento efectivo contra la COVID-19, en la que señaló que la naturaleza química del mismo (un derivado del tomillo, mejor conocido como carvacrol) “no tiene nada de novedad” y recomendó esperar por mayores datos de las pruebas según los protocolos internacionales.

En el documento publicado este 26 de enero, la Academia señala que se debe cumplir una serie de pasos para calificar el Carvativir como candidato a medicamento anti COVID-19. Puso como ejemplo al Remdesivir, compuesto usado con Donald Trump como paciente con coronavirus que aún no había sido aprobado por la FDA y que, tras cuatro ensayos clínicos, se demostró que no reduce la mortalidad ni el tiempo de recuperación de los pacientes.

Nota Preliminar de la Academia Nacional de Medicina sobre el antiviral Carvativir como medicamento para el… by Crónica Uno on Scribd

Esquema terapéutico controversial

El 23 de octubre de 2020 el Comité Terapéutico COVID-19 del Ministerio de Salud hizo la última actualización de su esquema de tratamientos dirigido al personal médico del país. Sin embargo, el mismo difiere en muchos aspectos de las recomendaciones de la SVI y la OMS, principalmente en cuanto a los medicamentos que sugiere.

El más llamativo es el uso de la hidroxicloroquina y lopinavir/ritonavir, incluso en pacientes asintomáticos, pese a que estudios independientes, como Recovery y Solidaridad, han demostrado que ambos carecen de efecto en la mortalidad, en la necesidad de ventilación mecánica y en otros resultados importantes para el paciente.

El cuadro de expertos, citados por la OMS, advierte que existe la posibilidad de que surjan efectos adversos como diarrea, náuseas y vómitos por el uso de ambos medicamentos. Además, indican que es “poco probable que los factores contextuales de los países y los sistemas de atención de salud modificaran la recomendación”.

Respecto a la ozonoterapia, que aparece entre las recomendaciones del Comité de Medicina Tradicional y Terapias Complementarias del Ministerio de Salud, la Sociedad Venezolana de Infectología señala que su uso tampoco está comprobado científicamente como un tratamiento alternativo contra la COVID-19.


Participa en la conversación