Zoológico de Maracay pasó de ser corral gomecista a ruina revolucionaria

zoológico de maracay

En diciembre del 2015, el centenario del primer zoológico de Venezuela no pudo celebrarse. Las promesas de Tareck el Aissami de rescatar estas 5000 hectáreas, hábitat de especies silvestres y exóticas, muchas muertas y otras cuyo destino se desconoce, han quedado reducidas a tímidos avances que le han costado al erario público más de 6000 millones de bolívares en solo cuatro años.

Maracay. La promesa de restaurar, remodelar y ampliar el parque Zoológico de Maracay para reabrirlo durante su centenario, previsto en diciembre del 2015, fue otra de las tantas ofertas incumplidas que en su momento presentó el entonces gobernador de Aragua, Tareck El Aissami.

El 10 de julio del 2015, El Aissami anunció, en el marco del quinto objetivo del Plan de la Patria 2019-2025, un ambicioso proyecto para ser ejecutado en un año, priorizando una primera etapa que se culminaría en cinco meses, justo en el marco de la celebración de los 100 años de este emblemático espacio.

“Esta realidad va a cambiar en revolución. Será un gran punto turístico para Maracay, para el país y para el Caribe. Vamos a celebrar el centenario de este zoológico y a rescatar estos espacios del capitalismo”, afirmó entonces.

El otrora gobernador de Aragua designó a Caryl Bertho, secretaria de Gobierno para la fecha, como jefa del proyecto de restauración, remodelación y ampliación del Zoológico de Maracay.

Ya en octubre del 2015, el arquitecto José Escorihuela mostraba a través de la plataforma Youtube la primera proyección gráfica “del majestuoso zoológico ubicado en la ciudad jardín de Maracay”, e inclusive durante el primer trimestre de 2016, presentaba a través de su cuenta en Twitter (@joseEscorihuela) los avances de los trabajos.

Escorihuela es el actual presidente de la Corporación Socialista de Desarrollo del estado Sucre y secretario de desarrollo económico de esa entidad.

Pero en enero del 2016, el Zoológico de Maracay, el primero creado en Venezuela y el segundo más antiguo de Latinoamérica, después del de Buenos Aires, permanecía cerrado y las obras inconclusas. No obstante, al cumplirse un año de iniciado el proyecto, El Aissami aseguraba “un avance de 45 %”.

zoológico de maracay
Foto: Gregoria Díaz

La inversión inicial del proyecto, en las cinco hectáreas que abarca el zoológico, fue de 469 millones de bolívares que incluían la construcción de una zona rental, un moderno aviario y de lagunas con microsistemas para animales; la intervención del área de felinos, la sustitución del serpentario por un vivarium; un acuario, un insectario, la transformación de la Casa de Gómez, en un museo para la investigación, además de las reformas en los espacios de cuarentena y área clínica, entre otras obras.

En noviembre del 2016 fueron aprobados otros 2598 millones de bolívares para la culminación de los trabajos de rehabilitación y restauración del Zoológico de Maracay, según reseña el portal de noticias oficialista Correo del Orinoco.

No se informó en su momento qué organismo o empresa se haría cargo de las obras. Ya para entonces, el Zoológico de Maracay había pasado a ser administrado por la Gobernación de Aragua, luego de un convenio suscrito entre esta y el Instituto Nacional de Parques (Inparques).

Se crea Fundaparques, una figura adscrita a la Secretaria para la Protección Ambiental y el Ordenamiento Territorial del estado, con autonomía para el manejo y control de la administración del Zoológico.

La empresa responsable de la ejecución del proyecto fue Construaragua, que, de acuerdo con Poderopedia, fue creada bajo el gobierno de Tareck El Aissami en sustitución de la Constructora Regional de Aragua (Corasa), según Gaceta Oficial Ordinaria del estado Aragua N.º 2084 de fecha 18 de junio de 2013 y entró en funcionamiento el 2 de enero de 2014. Desde entonces, estuvo presidida por el ingeniero civil Adnan El Maaz.

Por su parte, los trabajos estuvieron a cargo de la empresa constructora Tevial C.A., Rif J309245325, inscrita ante el Registro Mercantil Quinto de la Circunscripción Judicial del Distrito Capital y Estado Miranda, en fecha 13 de junio de 2002, bajo el N.º 29, Tomo 670AQTO, y con Sucursal inscrita ante el Registro Mercantil Segundo del estado Lara, bajo el N.° 41, Tomo 35-A, en fecha 12 de agosto de 2002, representada por Michelle Sportiello Coppola.

Constructora Tevial, C.A. es una empresa que ha estado a cargo de importantes obras de vialidad, principalmente durante el mandato del entonces alcalde de Barquisimeto y luego gobernador de Lara, Henri Falcón.

Tevial C.A. ha construido, por ejemplo, el sistema Transbarca, la Avenida Ribereña o el distribuidor Tarabana, y también el monumento Manto de María, una estructura mariana dedicada a la patrona de la ciudad: la Divina Pastora. Su participación en las obras de remodelación del Zoológico de Maracay habría continuado hasta finales del 2017.

En septiembre de ese año, ya en su condición de vicepresidente ejecutivo de Venezuela, Tareck El Aissami realizaba junto con su sucesor, Rodolfo Marco Torres, una inspección a las obras del Zoológico. Aseguró que las mismas presentaban “un avance de 48 % en su ejecución”. Apenas un progreso de 3 %, 13 meses después.

“Esta será una de las obras de mayor impacto. Es un ícono de la nación”, resaltaba El Aissami, mientras anunciaba una nueva inyección de recursos, por el orden de los 3600 millones de bolívares, para acelerar los trabajos.

zoológico de maracay
Foto: Gregoria Díaz
Recursos y proyectos enjaulados

Este no es el único plan de remodelación que se ha presentado para el Zoológico de Maracay. En el 2001, el arquitecto Jorge Saldivia ganó un concurso público de proyectos para una nueva remodelación, convocado por el Colegio de Arquitectos de Venezuela y por la Fundación Nacional de Parques Zoológicos y Acuarios (Funpza), ente gubernamental responsable de evaluar, supervisar y controlar el funcionamiento de los zoológicos, acuarios y afines en Venezuela.

De ese “Plan Maestro del Parque Zoológico”, nada se supo.

Tampoco se sabe el destino de unos cuantiosos recursos que aproximadamente entre el 2004 y 2005, el entonces gobernador de Aragua, Didalco Bolívar, le entregó a un joven de apenas 17 años de edad, para que se encargara de la recuperación del Zoológico. Nunca se supo cuánto, cómo y en qué invirtió los recursos Juan Fernando Laviere Goiri.

Este joven maracayero es hijo de Jhoanne Goiri, expareja del otrora presidente de los Tigres de Aragua, Rafael Rodríguez Rendón y una exconductora de televisión regional que luego se convertiría en mano derecha y muy cercana del gobernador de Aragua en 2008, Rafael Isea.

Tanto Lavieri Goiri como su madre abandonaron el país poco tiempo después de que el hoy testigo protegido de la Agencia Antidroga estadounidense (DEA, por sus siglas en inglés) culminara su período gubernamental en Aragua.

Rafael Isea también inyectó recursos al Zoológico de Maracay a través de Banfoandes. En el año 2011, la Gobernación de Aragua asumió un proyecto para modernizar el Zoológico, en el que se invertirían Bs. 61.000.000 para ejecutar la recuperación de 37 espacios, grandes aviarios, granjas de contacto, cafetín, baños públicos y que finalizaría en tres años, según el acuerdo expresado por Fundaparques.

zoológico de maracay
Foto: Gregoria Díaz
Muerte por hambre y enfermedades

“Son espacios inadecuados para el mantenimiento y sobrevivencia de los animales silvestres en cautiverio, no cumpliendo con los estándares mínimos necesarios para su mantenimiento y manejo”.

Esta fue la conclusión a la que se llegó luego de una inspección judicial llevada a cabo en noviembre de 2011 y a raíz de la muerte de varias especies icónicas y emblemáticas del Zoológico, como la cebra Rayas, la hipopótamo Kenia, la de los famosos chimpancés Pancho y Gaspar, la nutria Pepe, los jaguares Tacarigua y Horcos, la tigresa Hera y la de una de las elefantes en cautiverio más famosas del país: Lucky, de 63 años, fue llevada al zoológico de Maracay en 1953 y en sus últimos años compartió un pequeño espacio con un burro llamado Platero.

La falta de recursos que por años ha padecido el Zoológico de Maracay no solo ha afectado la infraestructura del lugar; sino también el cuidado veterinario y la alimentación de los animales. La dieta de las más de 400 especies que para entonces poseía el Zoológico, era suministrada por la empresa Alimentos Socialistas de Aragua, con quien la gobernación de la entidad mantenía una deuda de 500.000 bolívares en el año 2012.

La mayoría de la comida para los animales provenía de donaciones de particulares, negocios, comerciantes, mercados y no era suficiente. Los carnívoros pasaban varios días sin comer, más del tiempo debido. A veces comían solo una vez cada dos semanas. Los cuidadores eran quienes les llevaban comida a los animales, cuenta a Crónica.Uno, uno de los tantos veterinarios que laboraron en este parque en el último quinquenio.

Los mismos cuidadores denunciaron en su oportunidad, además de la supuesta reventa de la comida suministrada al Zoológico, la carencia de insumos, medicamentos y equipos con que debería contar el Departamento de Salud Animal. Por ello, las vacunaciones que debían realizarse al menos dos veces al año dejaron de ejecutarse.

Tal vez por esa razón, la mayoría de las aves murieron a raíz de un brote que no pudo controlarse y el único oso híbrido sufrió gusanera. El Zoológico de Maracay contaba apenas con dos veterinarios y de 10 a 12 cuidadores, muchos de los cuales renunciaron.

zoologico de maracay
Foto: Gregoria Díaz

Pero esa escasez de personal no pareció inquietar a El Aissami cuando anunció un convenio de cooperación, asesoría, dotación y donación de animales con Cuba y que permitiría traer al “nuevo zoológico”, más especies exóticas. «Él quería cinco leones y dos elefantes africanos», dijo un extrabajador.

A la fecha, no se sabe con exactitud en dónde está la mayoría de las especies silvestres, autóctonas y exóticas pertenecientes al zoológico. Algunas leyendas urbanas refieren que muchos de los animales están dentro del parque Henri Pittier, y otros, se presume, desaparecidos.

Lo que sí pudo corroborar Crónica.Uno es que actualmente dentro del Zoológico de Maracay apenas sobreviven unas tortugas, algunas cabras, unos cochinos de monte, un cóndor real y una águila harpía, en medio de un pequeño tractor y unas obras a medio terminar.

De aquel corral particular del dictador Juan Vicente Gómez, que fue creciendo a medida que llegaban donaciones y obsequios de especies como tigres de bengala, elefante, jirafa, orangután, chimpancés, leones africanos, queda poco.

Ni siquiera se conoce el destino final de los huesos de Lucky, la recordada elefanta asiática que murió en el 2012 y cuya escultura, incorporada a las obras, daría la bienvenida al nuevo Zoológico de Maracay.

zoológico de maracay
Foto: Gregoria Díaz

Participa en la conversación