Temen que más de 600 niños se queden sin terreno para ampliar escuela en Santa Mónica

terreno

Profesores y representantes de la escuela Gonzalo Méndez, en Santa Mónica, manifiestan su desacuerdo con la toma del terreno por simpatizantes del Gobierno y miembros de las milicias. Una vecina aseguró que los miembros del Clap y milicianos que ejecutaron la toma buscan desarrollar un proyecto socioproductivo.

Caracas. 620 niños de la escuela José Gonzalo Méndez, en la calle Rufino Blanco Fombona de Santa Mónica, podrían perder la posibilidad de que su escuela sea ampliada en un terreno que le fue adjudicado al plantel, pero cuya adjudicación no ha sido formalizada por el Ministerio de Educación ni por la Alcaldía de Caracas.

El riesgo surge luego de que este domingo, 19 de mayo, miembros del Comité Local de Abastecimiento y Producción (Clap) de la zona y milicianos, rompieran el candado que resguardaba el terreno argumentando abandono y proponiendo desarrollar un proyecto socioproductivo para la comunidad.

Mientras directores, profesores y representantes del colegio rechazan la toma violenta del espacio, y temen que se vulneren los derechos de los niños, niñas y adolescentes, la vecina Alba Páez, líder del Clap, desmintió que el terreno ubicado en Santa Mónica pertenezca a la escuela, pues aseguró que la directiva del plantel no posee ningún documento que lo certifique.

“Ellos no tienen nada, ningún documento que evidencie que ese terreno pertenece al colegio. Ellos tienen documentos que recogen puros deseos pero nada concreto”, dijo Páez.

Yohany Berrizbeitia, vecina de la urbanización Santa Mónica, y Belkys Puentes Puentes, profesora de la institución, aseguraron que el terreno se encuentra desasistido dada la falta de presupuesto para ejecutar los proyectos educativos que se tienen previstos, pero que no ha sido abandonado.

Lee también
Familiares de Baduel denuncian que el preso político es nuevamente víctima de desaparición forzada

Puentes explica que el proyecto principal es ampliar en ese terreno las instalaciones del plantel, pero que Aristóbulo Istúriz, actual ministro de Educación, descartó la posibilidad de ampliar la sede porque actualmente su despacho no tiene dinero para ello. “Sin embargo, el ministro nos dio la opción de construir ahí una cancha para los niños”.

“Esto no tiene color político. Nosotros estamos luchando por el bienestar de los niños, estamos unidos, profesores y representantes, en defensa de sus derechos”, afirmó Puentes. Informó que la comunidad recogió 400 firmas y las consignó ante la Alcaldía de Caracas para que se ejecute lo acordado con el ministro de Educación.

La presencia de milicianos la ordenaron desde el Fuerte Tiuna

Aunque la acción habría sido ejecutada en beneficio de la comunidad, fue levada a cabo por integrantes del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), líderes del Clap y milicianos.

Páez explica que hace más de un año “el Clap, que tiene cierto grado de autoridad, dijo: ‘En vez de tener ese montarral, vamos a sembrar tomaticos ahí, pimentón, ají dulce, albahaca, vamos a hacer un socioproductivo’. Ellos me plantearon eso a mí y como yo soy líder del Clap, yo dije: ‘Bueno, vamos a hacerlo”.

Fotos: Luis Morillo

Tomaron el terreno y sembraron sin coordinar con el colegio, lo que originó que profesores de la escuela pusieran un candado para evitar el uso de los espacios. Ese candado fue roto este domingo 19 de mayo.

“Ayer se hizo una unificación entre el Clap y la milicia. Hay una fusión de milicias con civiles y el Clap para ayudar a regularizar el orden en el reparto de los alimentos, que haya más vigilancia, más supervisión, porque hay mucha gente que pide la caja para comercializarla”, explica Páez.

Lee también
Grupo de Boston constató que Edgar Zambrano está vivo pero aislado en Fuerte Tiuna

Para la líder local, “se hizo la fusión entre el Clap y la milicia, se habló con el coronel Chacón y el coronel o general de apellido Pavón, se les dijo que eso era una vergüenza, que eso estaba muy sucio; se dio la orden, luz verde, y entonces vinieron los milicianos a ayudarnos”.

“Eso lo ordenaron a través de los milicianos que trabajan en el Fuerte Tiuna, órdenes superiores. Dijeron: ‘Vayan para allá a colaborar con el Clap y con la comunidad’. Ellos vinieron fue a limpiar, no a cogerse terreno ni a hacer un edificio de 50 pisos como andan diciendo por ahí. Estos muchachos de la milicia son muchachos sencillos de corazón que lo que quieren es colaborar”, sostuvo Páez.

Durante la mañana de este martes, 21 de mayo, vecinos de Santa Mónica se reunirán con directivos y docentes del plantel para definir acciones al respecto.

Foto principal: Cortesía


Participa en la conversación