El utility zuliano de las Águilas lidera los bateadores en la LVBP y ve factible la posibilidad de unirse a Pablo García, Víctor Davalillo, Dave Parker y Bob Abreu, hasta ahora los únicos campeones de bateo con promedio por encima de cuatro centenas.

Caracas. Alí Castillo llegó a la última semana de la ronda regular al frente de los bateadores de la LVBP con promedio de .424, siendo el primer toletero de la temporada 2020-2021 en alcanzar los 50 inatrapables.

La cifra no deja de llamar la atención y ratifica el habitual buen batear del utility de las Águilas del Zulia. De hecho, el jugador de 31 años está muy cerca de convertirse en apenas el quinto pelotero en la historia del circuito rentado en ganar la corona de bateo con average de 400 puntos. ¿Los otros cuatro? El cubano Pablo García (.403 en 1946), Víctor Davalillo (.400 en la temporada 1962-1963), el estadounidense Dave Parker (401. en la 1976-1977) y Bob Abreu (.419 en la 1998-1999).

«Estoy bastante contento con el trabajo que he realizado. La verdad nunca me conformo, siempre quiero más y es el trabajo de cada día. Nunca salgo al home plate a entregar un turno. Siempre trato de fajarme, de buscar un buen pitcheo y tratar de estar en posición para que mis compañeros puedan traerme al plato», explicó recientemente el zuliano al departamento de prensa rapaz.

La efectividad de Castillo con el madero no es nueva. En sus otras ocho participaciones en el campeonato criollo terminó tres veces con promedio superior a los .300 y en la campaña 2017-2018 finalizó con .408, aunque sin las apariciones legales para optar por el título de bateo. De por vida bateaba .329 hasta el 3 de enero.

Lee también
Castillo: Me ayudó estar pendiente del juego inning por inning

«Trato de hacer siempre lo mismo esté de primero o de tercero. Siempre quiero estar en base porque sé que al estar en base mis compañeros pueden traerme al plato», respondió el paleador de los alados al ser consultado sobre la posición en el line up donde se siente más cómodo.

La campaña individual de Castillo contrasta con el momento de las Águilas del Zulia en el torneo. Los emplumados están muy comprometidos en la tabla de posiciones luego de caer el domingo por partida doble ante los Tiburones y su avance a los playoffs está en duda.

Al margen de lo que suceda con los dirigidos por Rouglas Odor, la presencia en postemporada del actual líder bate parece garantizada aunque sea en calidad de refuerzo. Un eventual miembro del club de los .400 es un lujo en cualquier alineación.

Lea también:

LVBP suma material de Grandes Ligas para la 2020-2021


Participa en la conversación