En 22 días con la pandemia en nuestro país van 144 contagios y aún las autoridades con la vocería en la materia, que excluye de ese lote al ministro de Salud, no habían explicado con exactitud cuántas pruebas y tipos se han aplicado.

Caracas. “Aquí en Venezuela hemos tomado todas las medidas preventivas para detectar la llegada del COVID-19. Siendo una pandemia que ha atacado a los países más desarrollados del mundo, hay que ser objetivos y tener los pies sobre la tierra y saber que en cualquier momento el coronavirus podría entrar a nuestro país. A esta hora de este momento, todavía de este día, habiendo hecho decenas de pruebas de casos sospechosos, no ha llegado a Venezuela, pero tenemos que prepararnos”.

Esas palabras las daba el mandatario Nicolás Maduro el pasado 12 de marzo, un día después de que la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaraba pandemia la enfermedad.

Para esa fecha, decía Maduro, se estaban haciendo decenas de pruebas. Horas después dijo que se aplicaron 80. 

El 13 de marzo, la vicepresidenta de su gobierno, Delcy Rodríguez, anunció los dos primeros casos positivos. En 22 días con la pandemia en nuestro país van 144 contagios y aún las autoridades con la vocería en la materia —se saca al ministro de Salud de ese lote— no habían explicado con exactitud cuántas pruebas y tipos se han aplicado.

El pasado domingo 29 de marzo, el vicepresidente sectorial de Información, ministro Jorge Rodríguez, cuando daba el balance de COVID-19 en Venezuela dijo “estamos realizando pruebas rápidas para el despistaje. Llegaron 50 toneladas de materiales para atender el COVID-19 provenientes de China, entre ellas las pruebas rápidas, las cuales se hacen en cuestión de minutos, hoy hemos hecho 3000”. ¿Dónde estaban aplicándolas? De nuevo la incógnita.

El gobierno de Maduro ha reiterado que cuenta con suficiente “arsenal terapéutico y la capacidad para atender desde los casos más leves hasta casos con mayor gravedad contagiados por el nuevo coronavirus. Venezuela está haciendo en este momento aproximadamente unas 80 o 90 pruebas por cada millón de habitantes”, según aseguró Rodríguez durante su participación en el programa Con El Mazo Dando que transmite Venezolana de Televisión.

Ha explicado que desarrollan el Despistaje Ampliado Personalizado (DAPE), lo que ha logrado que la curva de contagio en el país esté controlada.

Foto: Crónica.Uno

Ese despistaje masivo se hace a través del Sistema Patria, plataforma desde la cual se lanzó una encuesta que, según el Gobierno, ha sido contestada por 15.860.765 personas. De estas, 61.859 tienen al menos un síntoma. Ya 45.667 han sido visitadas casa por casa. “De esas, 3650 han presentado síntomas gripales y a todas se les están realizando las pruebas rápidas”, confirmó Rodríguez.

Para principios de la pandemia en Venezuela, la OMS había donado 300 kits, con los que se supone el Instituto Nacional de Higiene comenzó a trabajar.

El 12 de marzo el mandatario explicó que se han hecho las prevenciones hasta donde han permitido las restricciones impuestas por el gobierno estadounidense y pidió al presidente Donald Trump que levante las sanciones a fin de poder buscar en el mercado las pruebas de diagnóstico necesarias para detectar el coronavirus. Con todo, Maduro aseguró que han conseguido las pruebas y que tienen suficientes.

Una semana después, el 19 de marzo, llegaba al país procedente de China un cargamento con 4000 kits de pruebas y demás insumos médicos para el despistaje del COVID-19. Delcy Rodríguez, quien recibió la donación, dijo que esos kits servirían para atender aproximadamente 320.000 muestras para hacer un diagnóstico intensivo, a partir del 21 de marzo.

Más adelante, el 28 de marzo, llega el cargamento de China más grande desde que está la pandemia en el país: 55 toneladas de materiales médicos y 500.000 kits para pruebas rápidas, cinco millones de mascarillas, respiradores, tomógrafos y guantes de seguridad.

El dato

18 de marzo

Rodríguez informó que Maduro se comunicó por teléfono con el director de la Organización Mundial de la Salud, Tedros Adhanom, a quien le solicitó “ayuda humanitaria especial a través de kits de pruebas para detectar el coronavirus, envío de insumos, asistencia y cooperación técnica”.

Exceso de kits

Entonces tenemos, por un lado, 300 kits que hasta el 11 de marzo había enviado la OMS, 4000 kits que llegaron el 19 de marzo desde China, otros 500.000 kits de pruebas rápidas que llegaron el 28 de marzo; y, por el otro, la cifra de los diagnósticos que no termina de cuajar.

Decenas, 80, 3000, 3650, 320.000 esas han sido las cifras que los funcionarios del Gobierno han dicho del número de pruebas aplicadas, que al cierre del 1° de abril se traducían en: 144 contagiados, 46 que están en aislamiento en sus domicilios, 24 atendidos en el Centro de Diagnóstico Integral, 17 en hospitales públicos y 12 en clínicas privadas; y tres que han muerto.

Esto mientras que la Oficina de Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA, por sus siglas en inglés), en el segundo Flash Update correspondiente a la situación del COVID-19 en el país hasta el 31 de marzo, informa que se han realizado 1779 pruebas, con una tasa de 8 % de casos positivos

“El gobierno ha indicado que tiene 52.000 kits de diagnóstico PCR y un millón de pruebas rápidas, en parte recibido con el apoyo de la cooperación bilateral con China, Rusia y Cuba. También reportó que dispone de más de 2,3 millones de tabletas de fosfato de cloroquina, que se han empezado a usar de forma terapéutica en los casos positivos. La eficacia de este tratamiento está aún en proceso de investigación a nivel global”, se lee en el boletín.

Maduro ha pedido ayuda a la OMS, ha solicitado que EE. UU. quite las sanciones para comprar los kits, pero también se ha jactado de decir que en el país hay suficientes pruebas. Sostiene que la situación está controlada, tanto así que hasta va a donar dos máquinas de extracción de ácido nucleico, fundamental para realizar el diagnóstico molecular del COVID-19, a Colombia. Según él, los instrumentos saldrán del envío que China hará a Venezuela en los próximos días.

Evidentemente, hace falta más transparencia en el manejo informativo de la pandemia. ¿Están o no los kits?, ¿se aplican o no las pruebas? Son preguntas que reclaman respuestas con más precisión.

Lee también
Total de contagios de COVID-19 aumenta a 15.988 con 525 nuevos casos y cuatro fallecidos

Participa en la conversación