Cuatro de los ocho fallecidos tenían menos de 45 años. Jorge Rodríguez no detalló la ubicación de casos por parroquias ni municipios en ninguna entidad federal, siendo Distrito Capital, Miranda y Táchira las que más contagios registraron.

Caracas. Venezuela llegó a 195 muertes y 22.299 casos de COVID-19 luego de que el gobierno de Nicolás Maduro reportara un nuevo pico de ocho fallecidos y 861 contagios en las últimas horas; 9958 casos permanecen activos.

Jorge Rodríguez, ministro de Comunicación de Maduro, señaló que la entidad con más casos de este miércoles fue el Distrito Capital (275), seguido de Miranda (134), Táchira (120) y Zulia (52). No dio detalles de distribución por parroquias o municipios.

Hubo más contagios de transmisión comunitaria en los estados Sucre (43), Vargas y Carabobo (38), Mérida (37), Bolívar (34), Aragua (33), Nueva Esparta (11), Falcón (ocho), Amazonas (seis), Monagas y Guárico (cinco), Barinas (cuatro), Lara (tres) y Yaracuy (dos).

En cuanto a los ocho fallecidos, se trataron de:

  • El cónsul de Venezuela en Boa Vista (Brasil), Faustino Torella, de 52 años de edad, quien ingresó por tierra a Santa Elena de Uairén el 23 de junio y fue hospitalizado en un hospital centinela tras contagiarse en el país vecino.
  • Un hombre de 63 años de Rosario del Perijá (estado Zulia), quien transportaba mercancía y pasajeros desde la frontera con Colombia hasta Maracaibo. Padecía de diabetes y obesidad, comenzó con síntomas el 14 de julio y acudió a emergencia del hospital centinela el 21.
  • Una mujer de 41 años que vivía en el casco central de Maracaibo. El ministro Rodríguez dijo que hacía compras frecuentes en el mercado Las Pulgas, pese a que ese recinto está cerrado desde que inició junio y la señora empezó a presentar síntomas el 10 de julio. Acudió a emergencias el 14.
  • Un hombre de 36 años del municipio Tovar, en Mérida. Era comerciante y, según Rodríguez, viajaba «dos veces por semana» a Cúcuta, aunque la frontera con Colombia está cerrada desde mediados de marzo. Inició síntomas el 18 de julio.
  • Un hombre de 37 años de El Vigía (Mérida). Era conductor de transporte pesado que «viajaba a ciertas zonas del país». Padecía de «obesidad extrema», que según Rodríguez «se ha demostrado que es una condición peligrosa en Venezuela». Inició síntomas la primera semana de julio.
  • Una mujer de 65 años de la parroquia San Agustín (Distrito Capital). Era pensionada y acudía «eventualmente» a una congregación religiosa a escuchar misa, dijo el ministro. Tenía hipertensión y diabetes; comenzó con síntomas el 10 de julio.
  • Un hombre de 54 años del municipio Ayacucho del estado Táchira. Era comerciante y tuvo presunto contacto con retornados que ingresaron por trochas. Presentó síntomas el 24 de julio y acudió a un centro de salud el 1° de agosto.
  • Un funcionario del Cicpc de 37 años de edad, que residía en la parroquia Unión de Barquisimeto (Lara). Tuvo presunto contacto con compañeros que eran positivos por COVID-19. Padecía de «obesidad mórbida» e hipertensión. Inició síntomas el 10 de julio y acudió a un centro de salud privado el 17.
Lee también
Buque iraní Forest arribó a Venezuela con 300.000 barriles de gasolina

Con los ocho fallecidos reportados este miércoles –cifra récord en lo que va de epidemia– Venezuela llega a 195 muertes, según cifras oficiales, aunque el Gobierno sigue sin validar la data de otros trabajadores sanitarios que han fallecido por COVID-19 (de acuerdo con información de la ONG Médicos Unidos por Venezuela).

Así mismo, se registraron 13 casos importados, 11 de ellos provenientes de Colombia (nueve ingresaron por Táchira y dos por Zulia) y dos de Ecuador (por Táchira).


Participa en la conversación