Militares y policías metropolitanos fueron los grandes olvidados de las excarcelaciones

militares y policías metropolitanos

La ONG Justicia Venezolana solicitó al Gobierno considerar medidas como el indulto y otros beneficios procesales para los 260 presos políticos militares.

Caracas. Ni uno solo de los 260 presos políticos militares, ni de los cuatro expolicías metropolitanos que se mantienen en prisión –condenados por los hechos de abril de 2002– fueron beneficiados con el decreto presidencial de este lunes, que otorgó “indultos” a 110 detenidos y perseguidos por razones políticas.

Lilia Camejo, directora de Justicia Venezolana, una ONG dedicada a la defensa de los presos políticos militares, explicó que esto consolida al sector militar como el más afectado por la persecución política en Venezuela: “En el país había alrededor de 370 o 380 presos políticos. Con el indulto a 110 civiles, la cifra más alta de los que siguen detenidos es la de los militares”.

De acuerdo con Justicia Venezolana, el componente del Ejército es el más afectado, con 109 personas detenidas; seguido por la Guardia Nacional, con 102 privados de libertad; 25 en el caso de la Armada, y 24 en el caso de la Aviación. Entre ellos, exintegrantes del Ejecutivo, como el general en jefe Raúl Isaías Baduel (Ej.), exministro de Defensa, y el mayor general (Ej.) Miguel Rodríguez Torres, exministro de Interior.

Camejo prefiere no hablar de olvidados y mantiene la esperanza de que a los uniformados también se les otorgue algún tipo de beneficio procesal como el indulto, el régimen de presentación o la prisión domiciliaria en los próximos días. Indicó que, como en acuerdos anteriores de la Mesa de Diálogo Nacional (MDN) con el Gobierno –la llamada “mesita”–, entregaron toda la información de los casos de militares a los factores políticos que se los solicitaron: “Celebramos que se haya llegado a un acuerdo y se hayan estudiado todos estos casos en específico. Albergamos la esperanza de que ocurra lo mismo, si no con todos, con la mayoría de los militares”.

Lee también
#GüiriaDuele por su salud precaria y la migración

Camejo destacó el caso de los primeros tenientes de la Aviación Luis Lugo Calderón y Peter Moreno, quienes tienen boletas de excarcelación desde octubre de 2019 y se encuentra recluidos en la prisión militar de Ramo Verde. “La información de nuestro registro la entregamos a otras organizaciones que sirven de intermediarios o que están en las negociaciones”, explicó.

En el caso de los presos políticos militares también han sido constantes las denuncias sobre torturas y violaciones de derechos humanos de los detenidos. Destaca el caso del capitán de corbeta (Armada) Rafael Acosta Arévalo, quien murió bajo la custodia del Estado luego de ser detenido en la sede de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (Dgcim). Su esposa denunció que las torturas por funcionarios de ese organismo fueron las que causaron la muerte.

A este cuadro se agrega la pandemia del coronavirus dentro de estos recintos carcelarios, en los que generalmente los presos están hacinados en espacios muy reducidos: “Iniciamos una campaña hace dos meses en la que solicitamos que se practiquen exámenes médicos y se suministren los medicamentos necesarios. No sabemos si alguno tiene COVID-19, pero que se les atienda si presentan dolor muscular y fiebre; que se atienda también a los custodios, más allá de que algunos hayan violado derechos humanos, son seres humanos y abogamos por ellos también”.

En la lista de excarcelados tampoco figuran los presos políticos más antiguos del chavismo: los cuatro policías metropolitanos que se mantienen tras las rejas por los sucesos de abril de 2002. Los exfuncionarios Héctor Rovaín, Erasmo Bolívar, Arube Pérez y Luis Enrique Molina tienen 17 años tras las rejas y permanecen recluidos en la cárcel de Ramo Verde. Pérez cumplirá su condena en seis meses, pero los otros tres fueron condenados a la pena máxima, 30 años de prisión. Su defensa ha denunciado violaciones del debido proceso y deterioro de la salud de sus representados.

Lee también
Organizaciones de derechos humanos exigen ante representante del PNUD liberación de activistas de Azul Positivo
Castigo a la “deslealtad”

Para el politólogo Pablo Andrés Quintero, la reticencia del gobierno de Maduro a otorgar beneficios procesales a los militares detenidos responde a “asuntos internos” dentro del oficialismo: “El Gobierno tiene el control del estamento militar y la relación entre el Gobierno y los militares es estrecha, hay razones personales que trascienden lo político”.

A su juicio, el Gobierno siempre ha condenado con especial dureza la deslealtad dentro de las filas del chavismo, de donde vienen muchos de los militares detenidos: “Es un metamensaje que va a las filas del chavismo. Todo el que se atreva a insubordinarse va a ser condenado. Es un mensaje para todo el entorno, no solo para el que castigan”.

También están ausentes de la lista de indultados integrantes del chavismo detenidos por razones políticas, como es el caso de Alfredo Chirinos y Aryenis Torrealba, funcionarios de Pdvsa acusados de “traición a la patria” por supuestamente entregar información de la industria estatal a Estados Unidos. Chirinos es hijo del integrante de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) Alfredo Chirinos.

El “Comité en solidaridad por la libertad e inocencia de Aryenis Torrealba y Alfredo Chirinos” ha denunciado que ambos han sido sometidos a torturas y malos tratos, y que Torrealba habría contraído COVID-19 a principios de agosto, mientras que Chirinos fue golpeado y sometido a asfixia mecánica con una bolsa de plástico para que confesara.

Exintegrantes del Gobierno, como Mary Pili Hernández, se quejaron de que no hayan sido incluidas estas personas entre los liberados. “¿Será que el Presidente @NicolasMaduro va a sacar otro decreto para indultar a los chavistas que están presos o que tienen orden de captura, o la #reconciliación es solo con los opositores?”, escribió en Twitter.

Lee también
OCHA suspende temporalmente Programas de Transferencias Monetarias para la acción humanitaria en Venezuela

Para Quintero, el Gobierno envía mensajes a distintos sectores, tanto internos como externos: “Esto se utiliza como una carta política para venderse como benevolente. Envían mensajes con cada una de sus acciones políticas, ‘si te pones muy cómico te encierro’. Los indultos también pueden ser vistos de forma injusta, porque con eso dices, entre líneas, que tienes presos políticos, pero para ellos admitir eso no es malo porque su objetivo es mantenerse en el poder”.

Foto: AVN

Lea también

Conozca la historia de las personas que recibieron indulto I

Presos políticos en la Dgcim quedaron más aislados por la cuarentena


Participa en la conversación