La organización no gubernamental trabaja de la mano de dos academias de baloncesto para ayudar a los niños a mejorar en las áreas educativas donde presentan deficiencias.

Cristóbal Naranjo/@cristobnaranjo

Caracas. Para el Proyecto Alcance, el baloncesto es solo un gancho para promover la excelencia académica entre niños de escasos recursos de la capital. Al menos así lo describe su gerente, la licenciada en Educación Carolina Ledezma.

La iniciativa de carácter social ya lleva dos años de funcionamiento y básicamente consiste en la alianza estratégica con dos escuelas de baloncesto, donde además del deporte, los participantes tienen la oportunidad de pulir y reforzar- previo diagnóstico- las áreas educativas en las que tienen dificultades en sus respectivos planteles.

“Nosotros no somos un proyecto deportivo, sino educativo. Usamos el deporte para atraer a los niños y así potenciar la parte educativa en temas como el aprendizaje del inglés y la nivelación académica”, explica Ledezma, que trabaja con un amplio equipo que incluye nutricionistas, pediatras, asistentes legales, psicólogos, asesores técnicos y entrenadores.

En la actualidad, el Proyecto funciona con las escuelas AIB Marcelo Silva, ubicada en el sector Las Mesetas de Santa Rosa de Lima y ya con ocho años de fundada, y también con la Agustín Zubillaga de Cotiza, que fue inaugurada en 1958. Ambas participan en torneos junto a otras instituciones educativas de Caracas y atienden a 500 niños.

FB_IMG_1457350978177

Apoyo integral

Para formar parte de Proyecto Alcance, los interesados deben presentar una evaluación para determinar en qué áreas de estudio necesitan apoyo y también cumplir ciertos estándares. La organización no gubernamental no descuida la parte psicológica, pues recibe a muchos jóvenes que crecen en un entorno bastante desfavorable.

“Tratamos de abarcar todos los aspectos que un niño necesita como la parte psicológica. Tenemos infinidad de casos de divorcios y brindamos apoyo legal porque la potestad a veces es difícil para plantear entre papá y mamá y nosotros trabajamos con personas de escasos recursos que no saben cómo enfrentar ese tipo de dificultades”, apunta Ledezma.

El programa también asesora a las escuelas para que intenten generar sus propios recursos mediante la realización de talleres y otras actividades.   “Enseñamos a las escuelas a hacer proyectos para vendérselos a las empresas y que las empresas compren el proyecto de acuerdo a la Ley de Responsabilidad Social no solo con dinero, sino con dotación de implementos deportivos y artículos de acuerdo al ramo de la empresa”, señala la educadora.

En la parte deportiva, Proyecto Alcance cuenta con el asesoramiento del coach de Trotamundos de Carabobo Jesús Cordobés y con el exjugador Tomás Aguilera.



Participa en la conversación