Pese a breve estabilidad del dólar los precios de alimentos no dejaron de aumentar en el último mes

los precios

El queso guayanés y el mozzarella, a diferencia de junio, fueron los que más aumentaron (28,5 % y 23,5 %), con precios promedio de 7 millones y 12 millones de bolívares por kilo, respectivamente. El cartón de huevos volvió a aumentar, luego del bajón en junio, y carnes y frutas siguen en alza.

Caracas. Ni la contención del tipo de cambio impidió que entre junio y julio los principales rubros de la canasta alimentaria aumentaran sus precios en bolívares aunque, como ha ocurrido en lo que va de año, algunos productos fueron la excepción y se mantuvieron estables. 

Carnes y frutas fueron los rubros que más variaron en las últimas cuatro semanas en el mercado municipal de Quinta Crespo, de acuerdo con registros propios de Crónica.Uno. La pulpa negra y el muchacho redondo superaron la barrera de los 14 millones de bolívares, con 15 % y 19 % de incremento, respectivamente.

El kilo de pollo entero, por su parte, aumentó 23 % su precio en ese período y tiene un costo de 7,25 millones de bolívares en el establecimiento caraqueño, aunque la pechuga y los muslos de pollo registraron brincos superiores (32 % y 36 %, respectivamente), con precios promedio de alrededor de 11 millones de bolívares.

En cuanto a las frutas, los cálculos de Crónica.Uno dan cuenta de que el cambur (Bs. 2 millones), la mandarina (Bs. 5 millones), la guayaba y la piña (Bs. 4 millones) mantuvieron los mismos precios que los reflejados a mediados de junio. En contraparte, la patilla (Bs. 3 millones) y el melón (Bs. 6 millones) tuvieron 100 % de incremento. 

Joaquín Vega, comerciante de Quinta Crespo, señaló que las dificultades para trasladar la mercancía a Caracas siguen siendo el principal factor que incide en el aumento de precios de los alimentos. “Cuando vamos a pagarles a los proveedores, ya allí le incluyen todo eso: las matracas, el gasoil ‘bachaqueado’, todo, ya es costumbre”, explica.

La falta de combustible, que se intensificó en 2020, no solo genera incrementos de precios al consumidor, sino que también se traduce en pérdidas para los productores. Según la Asociación Venezolana de Agricultura Familiar (AVAF), solamente en el primer semestre del año se perdieron cerca de 600.000 toneladas de alimentos sólidos y 480 millones de litros de leche en el campo por no tener cómo trasladarlos o procesarlos.

De igual forma, AVAF advirtió que las unidades familiares pierden entre 20 % y 30 % de su producción debido las alcabalas que están a lo largo y ancho de autopistas y carreteras del país, costos que, al final, terminan reflejados en el precio final para comerciantes y consumidores.

Los quesos, por su parte, tuvieron comportamientos disímiles; resaltan el duro y los tipo Santa Bárbara y Palmizulia, que tuvieron entre 2 % y 9 % de incremento en las últimas dos semanas. El primero tiene un precio de 6 millones de bolívares por kilo y los otros dos se venden en 10,3 millones y 14 millones de bolívares, respectivamente. 

Mientras, el queso guayanés y el mozzarella, a diferencia de junio, fueron los que más aumentaron (28,5 % y 23,5 %), con precios promedio de 7 millones y 12 millones de bolívares por kilo, respectivamente. Consumidores consultados aseguraron que los precios en dólares se han mantenido estables y que en Quinta Crespo hay ofertas más atractivas que en charcuterías convencionales.

En cuanto a las hortalizas, la papa (Bs. 4,5 millones), la cebolla (Bs. 4,6 millones), la zanahoria (Bs. 5 millones) y el pimentón (Bs. 7 millones) registraron incrementos de entre 11 % y 17 % respecto a junio, y el tomate se mantuvo con el mismo monto de 6 millones de bolívares por kilo.

El ocumo y el ñame también reportaron el precio del mes anterior (Bs. 2,4 millones por kilo) y, entre los tubérculos, destaca que la batata aumentó 20 % y llegó a 3,6 millones de bolívares, al tiempo que tanto auyama (60 %) como yuca (14,3 %) cuestan actualmente alrededor de Bs. 1,6 millones por kilo.

El cartón de huevos, por su parte, volvió a aumentar luego de que en junio disminuyera 25 % respecto a mayo, y su precio actual es de 12 millones de bolívares; las caraotas y las lentejas aumentaron 8,2 % y 9,1 % y por kilo en Quinta Crespo cuestan 7,9 millones y 9,6 millones de bolívares, respectivamente.

Entre los víveres, la harina de maíz aumentó 14,5 % (Bs. 4,1 millones), la azúcar refinada lo hizo 12,9 % (Bs. 3,5 millones) y la leche en polvo 33 % (26,9 millones de bolívares). Gran parte de los precios de estos alimentos son expresados directamente en dólares, aunque en ocasiones pueden variar incluso en la moneda estadounidense.

Según estimaciones del Observatorio Venezolano de Finanzas (OVF), la inflación del mes de junio fue de 6,4 %, y es la desaceleración más marcada en más de tres años que lleva el país en hiperinflación. El OVF calcula que la inflación de alimentos y bebidas no alcohólicas fue de 5 % en el sexto mes del año.

Lea también:

En primer semestre de 2021 solo se sembró entre 20% y 30% de maíz y arroz esperado

El consumidor venezolano busca lo más económico para rendir sus ingresos aunque deja necesidades sin satisfacer


Participa en la conversación